La historia del petróleo

TÍTULO ORIGINALThe Prize

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Plaza & Janés/Cambio 16. Barcelona (1992). 1.228 págs. 3.495 ptas. Edición original: Simon & Schuster, Nueva York, (1991).

Con frecuencia hemos oído en los últimos años que la era del petróleo estaba tocando a su fin. El chip informático y las llamadas energías alternativas parecían haber firmado la sentencia de muerte de los hidrocarburos: el siglo XXI se anunciaba microelectrónico y ecológico. Pero la invasión de Kuwait y la posterior guerra del Golfo se encargaron de recordarnos que la ya larga historia del petróleo -casi siglo y medio- estaba lejos de terminar. Vimos cómo un empresario petrolero, que había llegado a presidente de Estados Unidos, se enfrentaba a un dirigente iraquí, Sadam Hussein, cuyo poder y capacidad de desafío estaban firmemente asentados en el potencial petrolífero de su país.

Estos acontecimientos son por ahora el último capítulo de una historia apasionante, la de la explotación del petróleo, que se confunde no sólo con la biografía de audaces hombres de empresa o con la sucesión de cambios tecnológicos, sino sobre todo con la historia o la política internacional del siglo XX, que con razón se ha dado en llamar “siglo del petróleo”. Daniel Yergin, ex profesor de Harvard y presidente de un gabinete de consultoría energética, ha alcanzado en 1992 el premio Pulitzer con este libro, fruto de una exhaustiva y documentada investigación en archivos y de numerosas entrevistas con políticos y empresarios.

Esta obra presenta, por ejemplo, la aparición de la Standard Oil, la primera compañía petrolífera, y la vida de su mítico fundador, John D. Rockefeller, que, perseguido por las leyes anti-trust norteamericanas, tuvo que disolver su compañía dando origen a otras de no menos fama y poder: Exxon, Mobil, Chevron, Amoco, Sun…

Es también la historia de cómo la escasez de combustible contribuyó a la derrota de Alemania en las dos guerras mundiales, cuando los aliados se dieron cuenta de que el petróleo era “la sangre de la victoria”. Y de cómo un abogado venezolano, Juan Pablo Pérez Alfonzo, fundó en 1960 la OPEP, un intento de algunos países productores de hacer frente al poder de las compañías. Y se daría la paradoja de que los más perjudicados por la espiral de la elevación de los precios del crudo no serían los países occidentales -que diversificaron sus fuentes de abastecimiento en México, la URSS o el Mar del Norte-, sino la gran mayoría de los países del Tercer Mundo, a los que la OPEP pretendía defender.

El libro presenta una visión económica, social, política y estratégica del último siglo y medio enfocada bajo el prisma del petróleo. Forma así un relato sorprendente por su unidad y que todavía tiene capítulos por desarrollar.

Antonio R. Rubio