Historia social de la Ilustración

TÍTULO ORIGINALThe Enlightenment. A Comparative Social History 1721-1794

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Thomas MunckCrítica. Barcelona (2001). 340 págs. 21,04 €. Traducción: Gonzalo García Djembé.

Más que una historia social, esta obra es un estudio de cómo se difundieron las ideas ilustradas en la Europa del siglo XVIII. A diferencia de otros movimientos ideológicos anteriores, la Ilustración no se reduce a círculos intelectuales restringidos, sino que afecta a todos los grupos sociales, aunque su incidencia es mayor en zonas urbanas y en aquellos países en los que la alfabetización había hecho mayores progresos. Por tanto, serían Francia, Gran Bretaña, Holanda, los Estados del norte de Alemania, algunos países nórdicos y territorios austríacos los principales escenarios de propagación de estas ideas.

Thomas Munck, profesor de la Universidad de Glasgow, enmarca el período estudiado en algunos hechos acaecidos en Francia: la publicación de las Cartas persas de Montesquieu (1721), ataque frontal a la sociedad, política y creencias del Antiguo Régimen; y el gobierno de Robespierre (1794), un ejemplo de la puesta en práctica de las ideas difundidas en los miles de folletos publicados pocos años antes. A lo largo de esos tres cuartos de siglo, el Estado irá lentamente relajando la censura y el control sobre las publicaciones impresas.

El llamado despotismo ilustrado, practicado por algunos monarcas europeos, será siempre la expresión de una política de compromiso y, en consecuencia, un repertorio de dudas, ambivalencias e incoherencias. Así, por ejemplo, la Enciclopedia vence a la censura en Francia no sólo por contar sus redactores con apoyos en la Corte, sino también porque se hacen reimpresiones a precios reducidos que llegan con facilidad a las elites financieras, los profesionales, el clero superior, los oficiales del ejército o los salones literarios. No menos sorprendente es el éxito en 1784 de las representaciones de El barbero de Sevilla, de Beaumarchais, que Luis XVI quiso prohibir pero que eran apreciadas por sus cortesanos. La obra llenó los teatros de París y otras ciudades al defender una mayor libertad en las relaciones sociales y las formas de expresión.

Historia social de la Ilustración es, en definitiva, una crónica detallada del crecimiento continuo de la publicación de libros, panfletos y periódicos; del éxito de novelas con pretensiones didácticas y de obras científicas populares; de la proliferación de grabados y caricaturas irreverentes y de la exposición pública en teatros y sociedades de debate de una mentalidad que combina el culto al progreso con la emancipación frente a la autoridad establecida. Aunque, dos siglos después, los medios de comunicación hayan cambiado, el libro es interesante para ver cómo un movimiento ideológico supo aprovechar todos los canales disponibles para difundir de modo capilar sus doctrinas.

Antonio R. Rubio

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Funcionalidad exclusiva para socios de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres socio conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no eres socio, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.