Historia natural del alma

Antonio Machado Libros. Madrid (2008). 521 págs. 26 . Traducción: Eric Jalain.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

No es común toparse con libros que provoquen en el lector la sensación de que el supuesto divorcio entre las ciencias y la cultura es un espejismo. Es el caso de éste. Contribuye a esa impresión el perfil mismo de la autora. Neuróloga y autora de relevantes estudios sobre la epilepsia y las enfermedades neurovegetativas, une a su empeño científico una exquisita sensibilidad artística y una vasta erudición cultural e histórica.

Este bagaje le da bríos para afrontar un tema difícil pero decisivo. “Alma” es un término que ha sido desterrado de las ciencias naturales, que parecen haberse apoderado de nuestro saber acerca de lo humano. Pero, tras la ingente cantidad de nuevos conocimientos que éstas aportan sobre los seres vivos, se oculta una inquietante desorientación en torno al vacío que produce la ausencia de ese concepto y lo que con él se significa.

A falta del alma, la diferencia entre vida y muerte, la comprensión de los animales y de nuestro lugar entre ellos, y otras muchas cuestiones de las que depende la imagen del hombre y el sentido de su existencia, se vuelven problemáticas.

Laura Bossi nos introduce en este problema desde una perspectiva eminentemente histórica. La jerarquía de los vivientes, las teorías clásicas sobre la vida, el origen de la biología moderna, la polémica sobre los signos de la muerte son algunos de los temas que se entretejen en este relato. La sucesión de problemas y soluciones a las preguntas que despiertan hechos como la singularidad de la vida y la diversidad de los vivientes deja claro lo insostenible de muchos reduccionismos.

La autora maneja una extensa y cuidada bibliografía, y la obra puede servir como introducción a muchos de los interrogantes y debates que despiertan las ciencias en la actualidad. Llama la atención, entre otras cosas, el rigor intelectual y el respeto con el que la autora se acerca a la doctrina y la teología cristianas cuando le salen al paso; una actitud de la que convendría que tomaran ejemplo otros autores menos cuidadosos. Estamos ante un libro útil para lectores con inquietudes culturales y sociales: una introducción a las ciencias de la vida, que permite asomarse a sus logros y a su conexión con la cultura en general.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares