Historia de España

José-Luis Martín, Carlos Martínez Shaw y Javier Tusell (director)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Taurus. Madrid (1998). 892 págs. 4.500 ptas

Los autores, profesores en la UNED, pretenden al menos tres objetivos al redactar esta Historia de España: presentar el estado actual de los conocimientos desde el punto de vista de los profesionales de la Historia; hacerlos accesibles a un público amplio, no exclusivamente universitario, y lograr condensarlo en una extensión no desmesurada. El resultado es un volumen de más de 800 páginas que se lee con agrado, aunque en ocasiones el lógico cansancio del lector se ve aumentado por la dificultad material que añade la transparencia de las páginas.

Lo primero que llama la atención es la distribución y extensión de cada una de las partes, en las que prima el tratamiento de los acontecimientos más cercanos. Y no sólo porque el director de la obra, Javier Tusell, se encargue de la parte contemporánea, sino porque es propósito explícito de los autores tratar con mayor detalle aquellas cuestiones que, según la óptica del tiempo presente, resultan más importantes. El efecto final es una distribución en la que, por ejemplo, se dedica casi la misma extensión al estudio de la Edad Media que al franquismo y a la transición. Este enfoque tiene la ventaja de que permite al lector comprender con más facilidad los acontecimientos contemporáneos y las estructuras presentes. Tiene también el inconveniente de que desfigura la perspectiva histórica del propio transcurrir del tiempo.

Los autores no siempre consiguen el difícil equilibrio entre la síntesis, el manual y el resumen. Sobre todo en la primera parte, se trata prácticamente todo, según el esquema más clásico de política, economía, sociedad y cultura, sin que queden muy resaltadas las grandes ideas. Son ocasiones en que la abundancia de hechos impide su interpretación, y en las que incluso la propia profusión de detalles, demasiado sucintamente tratados, hace que se le puedan escapar al lector no especialista el significado más primario de los hechos. También hay capítulos que parecen de repaso, sin explicar a veces los términos manejados, que dan por supuesto un conocimiento anterior bastante detallado de los temas.

Por lo que se refiere a la última parte, al extender el objeto de estudio hasta la actualidad (final del gobierno socialista y acceso al poder de Aznar) se produce un curioso alejamiento de la República y la Guerra Civil, facilitando la objetividad y los juicios.

Javier Tusell se revela como un experto ensayista, con facilidad para evitar la polémica inútil y resaltar aquellos enfoques en los que hay coincidencia entre los estudiosos. Pero esto no impide que se aleje con facilidad de lo políticamente correcto, al respaldar por ejemplo las críticas de Ortega al jacobinismo de Azaña o al enjuiciar el papel de Adolfo Suárez en la transición. Las cuatrocientas páginas que llevan su firma son las de más calado del libro, en realidad un estudio de Historia contemporánea al que se han añadido dos extensas y valiosas introducciones.

Antonio del Cano

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares