Guerra, política y moral

Michael Walzer

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Paidós. Barcelona (2001). XLII+165 págs. 10,85 €. Traducción: Tomás Fernández Aúz y Beatriz Eguíbar. Introducción y selección de textos: Rafael Grasa.

Paidós presenta, poco antes de editar en castellano el clásico del mismo autor Guerras justas e injustas, una recopilación de textos cuyo objeto es repasar la trayectoria intelectual del profesor norteamericano Michael Walzer. Destaca la entrevista inicial, en la que se refleja ya su modo argumentativo de estudiar los temas, apoyado siempre en ejemplos históricos. Además se recogen artículos sobre el concepto de ciudadanía y el pluralismo, la perspectiva liberal y la respuesta política socialdemócrata. También se incluye un capítulo de su libro sobre la moralidad de las guerras, al que sigue otro en respuesta a sus críticos.

Walzer, uno de los firmantes del reciente manifiesto de personalidades norteamericanas sobre la guerra contra el terrorismo (ver servicio 28/02), ocupa un puesto central en el debate de las últimas décadas sobre la filosofía política, polarizado entre liberales y comunitaristas. Él mismo no se encuentra cómodo con ninguno de esos ropajes, y se autodenomina “liberal comunitarista o comunitarista liberal”.

Guerra, política y moral recoge ecos de esos debates y las posiciones del autor, quien busca armonizar un universalismo ético minimalista (habla de relativismo atemperado) y el concepto liberal de individuo, con una idea de justicia que está vinculada siempre a una práctica moral concreta vivida en una comunidad. De alguna manera resume sus actitudes cuando trata en la entrevista del modelo liberal del aventurero sin vínculos, ciudadano del mundo. Walzer reconoce que hay mucho de ese individualismo en la modernidad occidental, y lo valora. Pero al mismo tiempo recuerda la necesidad de que el aventurero “venga de alguna parte y que pueda regresar para contarnos sus aventuras. Ésa es la estructura de la historia de Odiseo. Una parte importante de su aventura la compone su vuelta a casa y, por supuesto, él mismo depende en gran medida de todas las personas que mantienen vivo el fuego de su hogar en su ausencia (Penélope)”. A los cosmopolitas les recuerda que “la única razón por la que pueden sentirse como en su casa en todos esos lugares es porque existen esas otras personas que tienen su casa en un solo sitio y que hacen de él un lugar acogedor”.

Ricardo Calleja Rovira

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares