Guerra en Europa

TÍTULO ORIGINALDer Krieg vor unserer Haustür. Hintergründe der kroatischen Tragödie

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Oikos-Tau. Barcelona (1992). 192 págs. 1.500 ptas. Edición original: DVA, Stuttgart (1992).

El conflicto en la antigua Yugoslavia es el más grave acaecido en Europa desde la II Guerra Mundial, y es difícil prever su desenlace. Ante la espiral de hechos luctuosos, sería complicado hablar de partes “inocentes”, si no fuera por la claridad con que se destaca Serbia como instigadora y principal beneficiaria de esta guerra.

Johann Georg Reissmüller es co-director del Frankfurter Allgemeine Zeitung, y un gran conocedor en directo del drama de la antigua Yugoslavia. Este libro recopila más de 40 crónicas, que abarcan desde las revueltas estudiantiles de 1981 en la provincia autónoma de Kosovo, hasta la situación de Bosnia en diciembre de 1992.

Las simpatías del autor hacia las naciones hostigadas por Serbia son manifiestas, lo que no evita un intento sincero de analizar la actual situación. Sólo el curso de los avatares históricos que siguieron a la I Guerra Mundial con la desintegración del Imperio austro-húngaro, explican la reunión forzada de pueblos tan distintos en cultura y religión bajo la denominación de “yugoslavos” (los eslavos del Sur). La II Guerra Mundial y el régimen comunista de Tito se encargaron de cimentar esa situación, favorecedora de los intereses de Serbia, que asumió el papel director tanto en la política como en el ejército y la planificación económica.

Los artículos, muy breves todos, están organizados según las regiones en conflicto (Kosovo, Eslovenia, Croacia -la parte más extensa- y Bosnia), y permiten estudiar la evolución de los acontecimientos paso a paso. Reissmüller critica la inoperancia occidental y expone con ejemplos concretos la desesperación del pueblo llano, incapaz de comprender lo que está ocurriendo. El tono de lo relatado, aunque crítico y valorativo -Reissmüller toma partido-, intenta ser frío y distante, sin conseguirlo siempre. Se echa de menos, sin embargo, un esfuerzo por intentar estudiar la postura serbia y la verdadera realidad social de esa nación. El periodista alemán cree que, aunque difícil, la única salida pasa por la convivencia pacífica de todas las etnias, en un régimen que garantice igualdad de derechos.

La sucesión de crónicas propicia la reiteración de ideas, aspecto que no se ha evitado al organizar el libro. Por otro lado, la colaboración de distintos traductores ofrece un resultado heterogéneo en ocasiones, aunque esto no llegue a constituir un problema insalvable.

Juan Pablo Ortiz de Zárate