Guadalupe Ortiz de Landázuri. Trabajo, amistad y buen humor

Mercedes Eguíbar Galarza

Palabra. Madrid (2001). 296 págs. 2.200 ptas.

Se llama pionero al que inicia la exploración de nuevas tierras y, por extensión, al que da los primeros pasos en alguna actividad humana. Guadalupe Ortiz de Landázuri (1916-1975) fue pionera en muchos sentidos. Así lo demuestra la periodista Mercedes Eguíbar en esta breve biografía de la que fue una de las primeras mujeres del Opus Dei. Guadalupe tenía 28 años cuando conoció a Josemaría Escrivá de Balaguer. Era una de las escasas licenciadas en Químicas de la España de la postguerra y empezaba su actividad profesional como docente. Colaboró en la difusión del mensaje del Opus Dei en España, primero, y de 1951 a 1958 en México. Aquejada ya de una grave dolencia cardiaca, retomó las probetas de laboratorio para realizar su tesis doctoral en Madrid. Fue catedrática y subdirectora de la Escuela de Maestría Industrial y profesora de textiles del Centro de Estudios e Investigaciones en Ciencias Domésticas. Pero Guadalupe no solo es pionera por todo esto, sino también porque es un ejemplo atractivo de cómo encontrar y ayudar a muchos a buscar la plenitud de vida cristiana con trabajo, amistad y buen humor. Iniciados los trámites de su causa de beatificación, este libro ofrece una documentada semblanza de una mujer que dejó huella.

Beatriz Comella

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares