Flavio Josefo. El judío de Roma

Flavio Josefo. El judío de Roma

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Flavius Josèphe. Le juif de RomeHerder. Barcelona (1994). 251 págs. 2.600 ptas. Edición original: Fayard, París (1989).

José, hijo de Matías, de la clase sacerdotal, nacido en Jerusalén el año 37 de nuestra era, ha pasado a la historia con el nombre de Flavio Josefo, que aúna su origen judío con la ciudadanía romana que le concedió el emperador Vespasiano, de la gens Flavia.

Educado en la mejor tradición judía, conoce en su juventud los principales movimientos religiosos y políticos de Judea, de los que ofrece una amplia información de primera mano en sus obras. Nombrado general de Galilea en los primeros momentos del levantamiento contra Roma, tiene que habérselas primero con las distintas facciones de sus connacionales y después con el disciplinado ejército de Vespasiano.

Derrotado por éste en el sitio de Jotapata, Josefo declina el honor del suicidio y se rinde al general Vespasiano, a quien vaticina el trono imperial. Tras dos años de cautiverio, cuando el vaticinio se hace realidad y Vespasiano va a Roma a hacerse cargo del imperio, Flavio Josefo es puesto en libertad con todos los honores y acompaña al príncipe heredero, Tito, en el cerco de Jerusalén. A los inútiles esfuerzos de Josefo para que se rindan los habitantes de la Ciudad Santa, sigue el dolor de verla derrotada y arrasada.

A partir de entonces, la vida de Flavio Josefo transcurre en Roma, estimado y protegido por la familia imperial. Allí escribe las obras por las que él mismo y otros muchos sucesos han pasado a la historia: Guerra de los judíos, Antigüedades de los judíos, Contra Apión y una Autobiografía.

Mireille Hadas-Lebel, catedrática del Instituto de lenguas y civilizaciones orientales de París, escribe esta amena biografía de Josefo basándose fundamentalmente en las obras del célebre historiador y en otras fuentes judías coetáneas, que demuestra conocer con detalle. Como suele suceder con las biografías, la calidad de ésta se debe al amplio conocimiento documental y de la época, y también al afecto y comprensión con que la autora se acerca a su personaje.

Las últimas páginas se centran en un breve análisis de las obras de Flavio Josefo y en su destino póstumo: la consideración que ha tenido entrelos cristianos, el olvido en que le han tenido muchasveces los judíos, la importancia y las limitaciones que presenta como historiador.

Eulalio Fiestas