El éxito nunca es definitivo

TÍTULO ORIGINALSuccess Is Never Final

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Geoffrey ParkerTaurus. Madrid (2001). 412 págs. 19,53 €. Traducción: Marco Aurelio Galmarini y Pepa Linares.

Bajo un título que reproduce una máxima de Winston Churchill, el historiador Geoffrey Parker (reconocido hispanista discípulo de John. H. Elliot, profesor en universidades británicas y estadounidenses y profundo conocedor del mundo occidental de los siglos XVI y XVII) reúne en esta obra diez ensayos previamente publicados aunque revisados para esta edición, cuyo leitmotiv es el tema del fracaso.

Huyendo de una visión esencialista de la historia preocupada por el porqué de que sucedieran las cosas, Parker reflexiona sobre cómo diversos factores (mecanismos de decisión política, religión, intereses económicos, lógica interna de la guerra, entre otros muchos) confluyeron para que acabaran en estrepitosos fracasos lo que parecían éxitos memorables. Éxito y fracaso que no son además algo absoluto, sino que comportan una valoración cambiante con las diferentes perspectivas desde las que se observen. La sutil frontera se aprecia en los tres grandes procesos de los comienzos de los tiempos modernos a los que Parker dedica cada una de las partes de la obra: el imperio de Felipe II (“el primer imperio global de la historia”, con el permiso del alejandrino y, después, del romano), cuyo éxito parecía indudable pocos años antes de que la Armada Invencible pusiera de manifiesto la incapacidad del monarca para invadir y conquistar Inglaterra; la naturaleza de la guerra y su transformación como fruto de la introducción de innovaciones técnicas; y la dinámica entre el avance del protestantismo y la contrarreforma católica postridentina.

Finalmente cabe señalar que el libro, cuyo objetivo central no es el de la historia española, constituye un buen exponente de la perspectiva y la herencia intelectual de los hispanistas. Una perspectiva que en su momento abrió cauces fecundos a la historiografía española; y que, tras el espléndido desarrollo de ésta en las últimas décadas, sigue ofreciendo, como ponen de manifiesto estas páginas, sugerencias originales e interesantes.

Marta Onandía