El lenguaje de la moda. Una interpretación de las formas de vestir

TÍTULO ORIGINALThe Language of Clothes

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Paidós. Barcelona (1994). 302 págs. 23,56 €. Traducción: Fernando Inglés Bonilla.

Este es un libro ya clásico entre los que se aproximan a la moda desde una sociología o cierta psicología de amplia divulgación, no académica. Originalmente publicado en inglés en 1981, ha tenido un gran éxito en el gran mundo de la moda, especialmente en los medios de comunicación. Y es que el texto es ameno, con los suficientes datos como para decir algo y la suficiente ligereza como para lograr ser popular. Lo cierto es que el gran mérito de Lurie es hacer comprensible para un amplio público muchos porqués de la moda.

Sin apenas notas a pie de página, apoyado en una documentación no muy abundante, es básicamente un ensayo escrito desde la simple observación, con sentido del humor y sin pretensiones de erudición.

El primer capítulo sobre la manera de vestir como sistema de signos es una explicación del título, aunque la autora no se adentre para nada en la sucesión de estudios que desde la semiótica han abordado mucho antes que ella este punto. Los siguientes capítulos versan sobre aspectos concretos: juventud y vejez; moda y épocas; moda y lugar; moda y opinión; color y estampado; de hombre y de mujer; moda y sexo. El libro contiene fotos e ilustraciones que apoyan el texto y el resultado final es entretenido aunque se eche de menos una cierta actualización, pues han cambiado algunas cosas en estos veinte años desde que fue escrito. No obstante, es un libro ideal como introducción al ámbito de la moda.

Complementario en divulgación y ligereza es el texto de Nicholas Coleridge, The Fashion Conspiracy, escrito en 1989 y traducido al español (La conspiración de la moda, Ediciones B, 1989). Aún más éxito ha tenido este libro que el anterior en los círculos mediáticos y, casi también, en los propios de moda, por ser un retrato bastante fidedigno -aunque ha podido quedar desfasado- del mundillo de la moda por lo que respecta a espectáculo, pasarelas, nombres importantes y anécdotas: es decir, una panorámica atractiva y superficial de la parte más externa de la moda, con ciertos atisbos de autocrítica sin malicia ni consecuencias. Otra visión somera pero interesante para saber el quién es quién en la moda española es el reciente título de Josefina Figueras, Moda española. Una historia de sueños y realidades (EIUNSA; ver servicio 106/03), recomendable fundamentalmente para ajenos al sector.

Aurora Pimentel