El guardián de mi hermano. Autobiografía y mensaje

TÍTULO ORIGINALMy Brothers Keeper. A Memoir and a Message

Palabra. Madrid (2006). 476 págs. 22 €. Traducción: Juan Aurelio Ansaldo.

Se publican en castellano las memorias de Amitai Etzioni, uno de los más conocidos sociólogos contemporáneos. Estudió en Jerusalén (en contacto con Martin Buber) y en el campus de Berkeley de la Universidad de California. Ha trabajado en el Departamento de Sociología de la Universidad de Columbia (Nueva York) en la Harvard Business School y en las administraciones demócratas de los presidentes Carter y Clinton. Ha sido presidente de la Asociación Americana de Sociología. Y ha escrito libros de notable influencia como “Modern Organizations” (1964), “The Active Society” (1968), “The New Golden Rule” (1996). En estas memorias aparecen un buen número de personajes clave en la sociología y la ciencia política del siglo XX: Buber, S.M. Lipset, P. Lazarsfeld, R. Merton, D. Bell, etc.

Se trata de un libro de recuerdos ordenados casi cronológicamente, no exhaustivos pero sí esforzadamente explicativos. Relatos amenos en los que repasa su evolución, reflexiona sobre sus libros, su actividad pública… y sobre sus propias contradicciones vitales. Dos argumentos principales recorren el libro: la concepción de que un profesor universitario debe participar activamente en los debates públicos; y la convicción de que la batalla ideológica “mercado versus estado” no ha sido bien enfocada y deben buscarse nuevas alternativas (cfr. su libro “La tercera vía hacia la buena sociedad. Propuestas desde el comunitarismo”, Trotta, 2000).

Casi la mitad de estas memorias están dedicadas a dar cuenta de su vida como “intelectual público” (así se denomina a sí mismo) y de lo que considera su gran proyecto académico, intelectual y político: la elaboración y difusión del nuevo comunitarismo.

Conforme se avanza en la lectura una cuestión va tomando cuerpo como la razón de ser de todo lo escrito: para Etzioni, un profesor universitario puede llegar a ser un influyente intelectual en el debate sociopolítico. Y en esa línea nos cuenta su activa participación en cuestiones de la actualidad norteamericana desde los años sesenta, con ejemplos de éxitos y de fracasos en sus relaciones con los medios de comunicación, con los políticos, con sus reticentes colegas académicos o con otros intelectuales.

También se refiere a las veces en que ha sido criticado por no limitarse a ser un académico y por pretender entrar en los “poco rigurosos” modos de argumentar de la prensa o de la política. Pero, a la vez, comenta que, con cierta frecuencia, colegas dedicados en exclusiva a tareas académicas le han dicho expresamente: “por favor, ayúdame a entrar en contacto con el ‘New York Times'”.

José Antonio Ruiz San Román

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares