El genio de Shakespeare

TÍTULO ORIGINALThe Genius of Shakespeare

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Espasa-Calpe. Madrid (2000). 440 págs. 3.700 ptas.raducción: Clara Calvo López y Graham Keith Gregor.

Durante el siglo XVII William Shakespeare fue considerado en su país uno de los muchos dramaturgos isabelinos, y ni siquiera el más popular. En El genio de Shakespeare, Jonathan Bate, catedrático de literatura inglesa, estudia el proceso por el que Shakespeare ha llegado a ser considerado el mejor autor inglés de todos los tiempos y uno de los pilares de la literatura universal. Este es un libro notable que pone al día el estado de la cuestión y analiza minuciosamente la crítica y ensayos sobre el particular. La obra, además, une el rigor conceptual con la amenidad.

La primera parte del libro es una investigación pormenorizada acerca del hombre, la época y la ficción sobre el dramaturgo, incluyendo las discusiones en torno a la autoría de su obra y la sombra de Marlowe. Se tienen más pruebas documentales de las actividades de Shakespeare que de otros escritores de su época. De su vida privada se sigue sabiendo relativamente poco. Por otra parte, desde finales del siglo XIX algunos estudiosos han recurrido con frecuencia a deducir o interpretar su vida a la luz de sus textos. Bate distingue lo probado de las suposiciones y, con prudencia, hace un análisis verosímil de la carga autobiográfica de los sonetos.

La segunda parte, de un interés más relativo, se centra en el concepto general de genio y en las causas por las que Shakespeare ha llegado a ser reconocido como tal. En opinión del autor, Shakespeare debe su primitiva imagen de genio a la acepción que se dio a este término en el siglo XVIII, cuando se identificó genialidad con talento natural alejado de las reglas del arte neoclásico. Un conjunto de circunstancias, literarias unas, fortuitas otras -la necesidad de la Inglaterra del siglo XVII de crear la figura de un bardo nacional, o el uso propagandístico que en ciertas ocasiones se ha hecho de sus textos-, contribuyen a desarrollar un aura de genialidad en torno a Shakespeare. Entre las literarias, el libro examina el fenómeno más peculiar de la obra del dramaturgo: su capacidad para ser perfectamente entendido por personas de ámbitos geográficos, temporales y sociales muy diferentes. Y es precisamente esta universalidad lo que induce a Bate a formular su propia teoría sobre la genialidad y a concluir que Shakespeare fue un genio.

Fernando Gil-Delgado

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares