El diablo propone un brindis y otros ensayos

TÍTULO ORIGINALScrewtape Proposes a Toast and Other Pieces

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Rialp. Madrid (1993). 152 págs. 1.400 ptas.

Este volumen reúne ocho textos del escritor británico C.S. Lewis (1898-1963) sobre temas más o menos religiosos. Fueron escritos a lo largo de veinte años con objetivos distintos. Pero todos ellos parten de una común concepción unitaria del hombre, cimentada en lo que el propio Lewis denominaba “cristianismo esencial”.

Algunos ensayos -¿Es poesía la teología?, La perseverancia en la fe, Transposición y El peso de la gloria- tienen mayores pretensiones teológicas. Otros -El diablo propone un brindis o El círculo cerrado- son más literarios y asequibles. Finalmente, los dos últimos -La obra bien hecha y las buenas obras, y Un lapsus linguae- son plenamente apologéticos.

El ensayo que da título al volumen es el más famoso de todos. Se trata de una especie de apéndice a su obra Cartas del diablo a su sobrino, que escribió ante las reiteradas peticiones de sus lectores. En él, Lewis despliega los mejores recursos de su prosa chispeante para hacer una incisiva radiografía, llena de ironía y sentido común, de los males que en su opinión asolan las sociedades democráticas occidentales. Sus dardos apuntan sobre todo contra el igualitarismo radical, que afecta a los sistemas educativos, la política, la cultura, las relaciones humanas… Con él, las fuerzas del mal conseguirían sumir en la mediocridad al hombre moderno, incapacitarle para llevar a cabo grandes empresas, tanto en el terreno humano como en el espiritual. El diablo, claro, se frota las manos, aunque, en el fondo, echa de menos los buenos tiempos, en los que la gente apuntaba alto: ahora, hasta los pecadores son light.

En los demás ensayos esboza argumentos que más tarde desarrollaría en obras de más envergadura. Así, el ensayista británico detecta muchos de los sutiles demonios que acechan al hombre de hoy en su relación con la divinidad y con los demás. Esta lucidez -como sucede en todas las obras de C.S. Lewis- es mayor cuando se centra en argumentos morales, y un poco menos nítida cuando avanza por los terrenos más profundos de la teología. En cualquier caso, no puede ser más oportuna la recuperación de las obras apologéticas de este anglicano singular, que -como señaló uno de sus principales biógrafos- fue “más católico que muchos católicos”.

Jerónimo José Martín

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares