El choque de los fundamentalismos. Cruzadas, yihad y modernidad

TÍTULO ORIGINALThe Clash of Fundamentalisms: Crusades, Jihads and Modernity

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alianza. Madrid (2002). 447 págs. 20,96 €. Traducción: María Corniero.

Tariq Alí es un escritor y realizador de cine paquistaní, bastante conocido en el mundillo británico de la llamada “nueva izquierda”. El choque de los fundamentalismos se inscribe en la ya abultada bibliografía surgida a raíz de la tragedia del 11 de septiembre de 2001 con la singularidad de que el autor analiza los hechos desde una triple perspectiva: primero, es un musulmán ateo y sostiene que estos conceptos tan antagónicos pueden ir unidos; segundo, tiene una amplia formación “occidental” con claras vinculaciones izquierdistas; y tercero, ha formado parte de numerosas comisiones internacionales que han recorrido medio mundo para denunciar los efectos negativos del neoliberalismo. En la actualidad pertenece a la redacción de la New Left Review y vive en Londres.

Con este bagaje cultural, Tariq Alí ha escrito un voluminoso ensayo que, en buena medida, trata de desmantelar las teorías de Samuel Huntington y Francis Fukuyama, tan conocidos por sus predicciones sobre el choque de las civilizaciones y el fin de la historia. Al mismo tiempo, trata de contestar a la pregunta que se hicieron tantos norteamericanos cuando vieron derrumbarse sus más preciados símbolos de la grandeza capitalista. ¿Por qué nos han hecho eso a nosotros, los mayores defensores de la democracia y la libertad del mundo?

Para el autor, el auténtico choque que se está produciendo en estos momentos es el del fundamentalismo religioso islámico y el fundamentalismo “imperialista”, es decir, el norteamericano unido al judeo-cristiano protestante, que trata de controlar todo lo que afecta a sus intereses económicos. Desde su personal perspectiva atea, todos los análisis que hace son obviamente contrarios a las religiones, si bien pone especial énfasis en la crítica del Islam anquilosado de nuestros días, sus mitos fundacionales, su historia y su cultura que han conducido a los musulmanes al oscurantismo. Su gran lamento es que la religión de sus compatriotas paquistaníes (los “puros”) no haya experimentado todavía una Reforma.

Por supuesto, Alí no trata de justificar los atentados del 11-S, pero niega la respuesta simplista que se dieron a sí mismos la mayoría de los norteamericanos, según la cual aquella tragedia fue la consecuencia de la envidia que suscitan su libertad y su riqueza. “La indignación moral -escribe Alí- posee un valor terapéutico, pero de nada sirve como estrategia política”. A partir de ahí, ofrece sus explicaciones desde la cátedra de una izquierda que parece siempre dispuesta a ajustar cuentas con el neoliberalismo y la globalización, sin que esto trate de descalificar sus argumentos, muy apoyados en las intuiciones de los propios intelectuales y militares de Estados Unidos.

Mediante amplias incursiones históricas que van desde el nacimiento del wahabismo al nacionalismo árabe poscolonial, la independencia de Pakistán, el conflicto de Cachemira y la gran tragedia que supuso para el mundo árabe la implantación del sionismo en Palestina, Alí se explaya en una “lección” sobre la historia del imperialismo estadounidense, para terminar con una carta a un joven musulmán al que desea un mundo diferente. “Hay que abrirse a las ideas más avanzadas que nos ofrece Occidente. Para ello será necesario establecer una rígida separación entre el Estado y la mezquita; reivindicar el derecho de los intelectuales musulmanes a interpretar los textos que son propiedad colectiva de la cultura islámica y también la libertad de pensar libre y racionalmente, la libertad para imaginar. Si no avanzamos en esta dirección nos veremos condenados a revivir las viejas batallas y, en lugar de pensar en un futuro más humano y enriquecedor, trataremos de regresar al pasado. Lo cual es una perspectiva inaceptable”.

El choque de los fundamentalismos. Cruzadas, yihad y modernidad concluye con un apéndice especialmente instructivo para los estudiosos del conflicto israelo-palestino: una larga entrevista que le hicieron a Isaac Deutscher al término de la Guerra de los Seis Días. Las premoniciones de este intelectual de izquierdas judío hace casi cuarenta años explican las claves de esta tragedia que marca buena parte de la historia contemporánea hasta llegar a la guerras del Golfo y la que tenemos prácticamente en puertas.

Manuel Cruz