Dios o el sentido de la vida

TÍTULO ORIGINALDeu e o sentido da Vida

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Palabra. Madrid (2002). 328 págs. 12,50 €.

Rafael Llano, sacerdote y abogado, ha escrito numerosos libros de derecho canónico y de temas relacionados con el amor, la familia y el matrimonio, entre otros. En la actualidad, como obispo auxiliar de Río de Janeiro, es el responsable de la pastoral con la juventud y de la familia.

Dios o el sentido de la vida ofrece una reflexión vigorosa sobre la dirección que debe tomar nuestra existencia. Pero lo hace de un modo fenomenológico, circular. Como el autor indica en la introducción, las reflexiones siguen “una secuencia en espiral, semejante al camino que sube desde el valle a la cima de la montaña, rodeando siempre el mismo paisaje, girando en torno a un único eje y contemplándolo desde distintos ángulos, más elevados cada vez”.

El resultado es una interesante obra de buena apologética. Las fuentes que se citan van desde la Biblia, los novelistas rusos y los existencialistas franceses, hasta científicos actuales y escritores clásicos, como san Agustín y Pascal. El núcleo del libro es el debate entre el creer y el no creer. Se citan entonces los testimonios de famosos ateos, y se demuestra que este alejamiento de Dios no se debe tanto a motivos intelectuales, como a causas afectivas o morales.

Ante el tema de la conversión del hombre y la mujer de hoy, es interesante el análisis psicológico que hace de los distintos tipos de evasión y de “fugitivos” -como él dice- con que nos podemos encontrar: el hombre del tobogán, el avestruz, el burgués acomodado, el trabajador maníaco, etc. Pero nos ofrece también un camino de vuelta. El retorno lo planteará como un reencuentro con la fe, con Jesucristo, con el amor y la alegría. El testimonio de algunos que han llegado a buen puerto sirve para demostrar que esta “vuelta a casa” es posible.

Pablo Blanco