Dinero y poder en el mundo moderno (1700-2000)

TÍTULO ORIGINALThe Cash Nexus: Money and Power in the Modern World, 1700-2000

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Taurus. Madrid (2001). 756 págs. 3.900 ptas. Traducción: Marí Silvina.

Niall Ferguson, profesor de Historia política e Historia financiera en la universidad de Oxford, critica en este documentado libro el viejo y el nuevo determinismo económico. El marxismo creía que la economía era el motor de la historia y el neoliberalismo presenta hoy la historia como la crónica del triunfo del capitalismo. Superados los totalitarismos, el mundo habría recuperado sus esperanzadas expectativas económicas y sociales anteriores a 1914. Ferguson no cree en ese determinismo y pone en duda que las sociedades se vuelvan inexorablemente más abiertas, tolerantes y democráticas al aumentar su nivel de vida.

Ferguson escribe un libro de historia económica, pero al mismo tiempo niega que el homo sapiens sea sólo homo oeconomicus y que sus únicas motivaciones sean la maximización de sus ganancias. Incluso los hechos económicos pueden llegar a demostrar que el hombre es también animal político y que sus decisiones pueden guiarse por factores ajenos a las motivaciones económicas. Como decía Dostoievski, la historia no es razonable y para comprender el mundo moderno deberemos estudiar, tal y como se hace en este libro, el nexo entre la economía y la política. La política está siempre detrás de los presupuestos estatales, los impuestos, la deuda pública o los tipos de interés.

El autor somete además a crítica la extendida creencia de que la economía es la clave del triunfo político en las sociedades desarrolladas. Es esa una apreciación propia de un racionalismo ingenuo, del mismo tipo de racionalismo que afirma que la guerra es irracional desde el punto de vista económico y considera que ésta se hará imposible conforme el mundo vaya integrándose económicamente. Pero no todo es tan racional ni siquiera en las elecciones políticas, pues en ocasiones los votantes tienen percepciones, a veces equivocadas, sobre la realidad económica y no un conocimiento profundo de la misma. Los hechos demuestran que incluso gobiernos con buenas credenciales económicas, como los conservadores de John Major en 1997, pueden sufrir una aplastante derrota electoral. En definitiva, este libro pretende demostrar que es sobre todo la política la que influye en la economía, y no al revés.

Antonio R. Rubio

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares