Cuando sale la luna… África danza

José Luis Olaizola

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Rialp. Madrid. (1999). 240 págs. 2.000 ptas.

Siguiendo la pauta de su Viaje al fondo de la esperanza (crónica sobre la labor del Opus Dei en Latinoamérica), el autor presenta el relato de otro periplo, esta vez por varios países africanos. El recorrido se inicia en Costa de Marfil, sigue por la República del Congo y Kenia, para finalizar en Ciudad del Cabo, meta originaria de su viaje africano, donde el autor participa en una magna reunión de ex jugadores y aficionados al rugby.

Olaizola dedica las primeras páginas a explicar la génesis del libro: su cita deportiva se transforma en un testimonio directo de algunas iniciativas de promoción humana y cristiana impulsadas por fieles del Opus Dei y otras personas en África. El autor subraya el carácter profesional de esas iniciativas, abiertas a no católicos y adecuadas a las necesidades educativas y sociales de cada país, con el objetivo de cualificar a los hombres y mujeres africanos para que sean protagonistas de su propio desarrollo.

Por tanto, en estos centros de formación y escuelas son conscientes de que África necesita buenos profesionales, que no vivan de la solidaridad o caridad ajena, y huyen del paternalismo occidental. En dos palabras, se preparan para ser autosuficientes, en el buen sentido del término. Las clases de dietética e informática, los talleres de corte y confección, el deporte, los dispensarios médicos, son medio y cauce de esa cualificación, unida al libre acercamiento o profundización en la fe cristiana.

A través de las páginas del libro, el lector viajará a escenarios insólitos en los que la belleza del paisaje contrasta con la pobreza, las rivalidades tribales, la poligamia, el rastro de la guerra o la falta de oportunidades. Pero también puede admirar los valores africanos: sentido común, fortaleza ante la adversidad, religiosidad, respeto a la vida…, sin olvidar la sacrificada evangelización llevada a cabo por otras instituciones de la Iglesia y sin omitir los contravalores de la última colonización occidental.

“Cuando sale la luna… África danza”, el proverbio que da título al volumen, expresa en pocas palabras y de modo simbólico el sentir de un continente: en la noche de las dificultades, la luz de la dignidad africana pone en marcha a una multitud.

Beatriz Comella

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares