Cinco días en Londres. Mayo de 1940. Churchill solo frente a Hitler

Fondo de Cultura Económica / Turner. Madrid (2001). 256 págs. 17,40 €. Traducción: Ramón García.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El autor, John Lukacs, profesor emérito de Historia en el Chesnut Hill College de Filadelfia, es un reputado experto en la Segunda Guerra Mundial, que ya ha publicado varios libros dedicados al estudio de esta materia, como The Last European War, 1939-1941 o The Duel. En este libro trata de explicar, de modo ameno y riguroso, lo que pasó en Inglaterra durante los cinco días (del 24 al 28 de mayo de 1940) en que este país decidió enfrentarse “contra todo y contra todos” a la Alemania de Hitler, en lugar de claudicar. En efecto, como llegó a decir Churchill, “pase lo que pase en Dunquerque, Inglaterra resistirá hasta el final”.

A esta heroica actitud británica ayudó el talento y la personalidad arrolladora del recién nombrado primer ministro Winston Churchill, que, de forma visionaria, supo darse cuenta antes que nadie de que el verdadero enemigo de la civilización occidental era el nazismo. Esta conclusión, para algunos hoy absolutamente incontestable, no parecía tan clara por aquel entonces para algunos tories de la Cámara de los Comunes. Estos profesaban una auténtica antipatía hacia Churchill -criticaban su fama de borrachín y de mujeriego empedernido, así como sus más que cuestionables modales- y ponían en duda su capacidad para llevar las riendas del país en hora tan difícil. De hecho, como bien se explica en el libro, el verdadero enemigo de Churchill no eran los comunistas ni la izquierda en general, sino el propio partido conservador.

Los partidarios de la política de apaciguamiento con Alemania, auspiciada por Chamberlain y Halifax, entendían que el mejor modo de evitar a Inglaterra el embarque en una guerra de incierto final era la componenda con Hitler. Churchill contó igualmente con el enfrentamiento de la cúpula militar representada en el Gabinete de Guerra, que puso en tela de juicio sus órdenes para actuar en los sitios de Calais y Dunquerque. En este difícil escenario, la reciedumbre y los arrestos de Churchill acabaron imponiéndose, y la Historia se ha encargado de poner las cosas en su sitio.

Lukacs ha estudiado exhaustivamente los documentos reservados concernientes a esos días, archivados en el Departamento de Publicaciones Oficiales del Reino Unido, y que el Gobierno decidió abrir en 1970. La erudición del autor, sin resultar apabullante, se demuestra en las citas de los diarios de la época, las memorias y la correspondencia de los principales implicados, etc. Su ritmo narrativo y sus aportaciones iluminadoras sobre uno de los periodos cruciales del siglo XX, hacen de Cinco días en Londres un libro apasionante.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares