On Bullshit. Sobre la manipulación de la verdad. Sobre la verdad

Paidós. Barcelona (2006). 80 págs. 8 . Traducción: Miguel Candel.

Paidós. Barcelona (2007). 126 págs. 9,90 . Traducción: Carme Castells Auleda.

El filósofo norteamericano Harry G. Frankfurt, profesor emérito de la Universidad de Princeton, ha escrito recientemente estos dos pequeños libros sobre la verdad.

Frankfurt comienza el primero de estos ensayos señalando que “uno de los rasgos más destacados de nuestra cultura es la gran cantidad de charlatanería que se da en ella”. El charlatán es el que habla por hablar, tratando de convencer, sin que le interese la verdad o falsedad de lo que dice. Para Frankfurt, la charlatanería es más peligrosa que la mentira, pues mientras el que miente reconoce una verdad, el charlatán está al margen de toda verdad, lo que significa estar al margen de la realidad.

Sin embargo, la gente es más indulgente con los charlatanes que con los mentirosos, porque los primeros no mienten directamente. Quizás por eso la charlatanería está tan extendida. Así, señala Frankfurt, “todos sabemos que una actitud displicente hacia la verdad es más o menos endémica entre el colectivo de publicistas y políticos, especies cuyos miembros suelen destacar en la producción de charlatanería, mentiras y cualquier tipo de fraudulencia e impostura que puedan imaginar” (Sobre la verdad, p. 23).

Sin embargo, lo que a Frankfurt le sorprende es que muchos de los que se quejan de la charlatanería no creen en la verdad (Sobre la verdad, pp. 12-13). A mí me sorprende, como me decía un colega profesor de filosofía, otra situación similar. Hoy día, se habla positivamente de la “sociedad del conocimiento”, de la “gestión del conocimiento”, del “conocimiento como capital”; de que las universidades “generan conocimiento”, transmiten un “conocimiento para la acción”. Pero mientras tanto, también se afirma que “nadie es dueño de la verdad”, que muchas guerras se han originado por culpa de quienes pensaban tener la verdad o que la verdad es subjetiva.

Se da una situación que, al menos desde el punto de vista filosófico, resulta sorprendente. Mientras que para la filosofía se da una conexión íntima entre conocimiento y verdad, daría la impresión de que para el hombre corriente puede y debe haber conocimiento, pero no puede ni debe haber verdad.

Entonces, Frankfurt dedica el segundo ensayo (escrito en 2006) a un tema tan viejo como la verdad. Lo que se propone es mostrar por qué debemos valorar la verdad y por qué debemos intentar conocerla.

En primer lugar, la verdad tiene una gran importancia práctica. Si se miente con el hormigón, el edificio se viene abajo. Para poder vivir bien y sobrevivir necesitamos la verdad. ¿Por qué es útil la verdad? Porque es una descripción ajustada de la realidad. No podemos funcionar al margen de los hechos relevantes que inciden en nuestra vida. Vale más la pena afrontar los hechos que permanecer en la ignorancia, señala Frankfurt (p. 71).

Siempre hay un elemento de subjetividad, reconoce Frankfurt. Pero esto no va en desmedro de la verdad sino de la exactitud, que es otra cosa. Podemos recordar esa famosa frase que dice “más vale estar aproximadamente en lo cierto que exactamente equivocado”. Se podrán decir muchas cosas de la I Guerra Mundial, Frankfurt reflexiona con Clemenceau, pero, “desde luego, no dirán que Bélgica invadió Alemania” (p. 35).

La mentira ahuyenta la confianza, hace la vida imposible. Y la charlatanería es peor que la mentira. La mentira y la charlatanería son las causas de la pérdida de prestigio de la verdad. Por eso debemos tratar de ser veraces. A veces no es fácil saber qué es verdad. Debemos entonces fijar los criterios de determinación de la verdad y su validez. Decir que “todo es relativo”, que “no se puede saber nada” o que “no existe la verdad” son afirmaciones contradictorias porque pretenden ser verdaderas.

En fin, ambos pequeños libros son excelentes. El único problema que hay que sortear es entender palabras o expresiones muy españolas usadas en la traducción. Se debe reconocer, sin embargo, que Sobre la verdad tiene menos problemas de este tipo que On Bullshit.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares