Actitud modernista de Juan Ramón Jiménez

Pedro Antonio Urbina

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

EUNSA. Pamplona (1994). 342 págs. 2.000 ptas.

Este libro es el fruto de un curso dictado por el autor en la Universidad de Berkeley en 1992. Pedro Antonio Urbina lo presenta como un prólogo orientador para los lectores del poeta de Moguer. Podría decirse también que la obra es la lectura de Juan Ramón Jiménez por otro poeta y crítico.

La primera parte recorre biografía y creación poética de Juan Ramón, con las interpretaciones de los poemas, cotejadas con numerosas referencias a los estudios más importantes sobre la obra del poeta. La tesis de Pedro Antonio Urbina podría resumirse en que, pese a los cambios formales en la poesía de Juan Ramón, las ideas de fondo fueron siempre modernistas, en el sentido filosófico y teológico de la palabra.

En la segunda parte, que analiza los textos en prosa más relevantes de Juan Ramón de los años 1936-54, la tesis queda demostrada con mayor claridad, pues las ideas del poeta estudiado ya no están tamizadas por los recursos poéticos, sino que expresan su pensamiento de modo más lógico. La conclusión es la misma: Juan Ramón Jiménez “va dejando cada vez más el modernismo formal y va entrando más de lleno en el modernismo esencial: en el inmanentismo. Tanto, que estos tres temas capitales -Dios, naturaleza y yo- vienen a ser tratados como una sola realidad, y no propiamente pensados, sino sentidos”.

Pedro Antonio Urbina no ha pretendido hacer un estudio exhaustivo, sino señalar la orientación que late en la obra del premio Nobel. En su opinión,el mayor mérito de Juan Ramón está en la forma, que oculta unas ideas bastante pobres: “La ignorancia filosófica y teológica de este poeta… le lleva a un desolador vacío de verdad… Esto podría impedir llamarlo grande… A no ser que digamos que la poesía es un ruido de colores…, que, en eso sí, JRJ fue magistral… Fue y sigue siendo maestro en lo formal externo. Y quizá su patética equivocacióndé calor humano a sus versos”. Es lo que trata de demostrar el autor de este libro, que puede dar pie a una interesante polémica.

Luis Ramoneda