Voces de África en el Sínodo

La necesidad de una mayor presencia de la perspectiva africana en el Sínodo fue señalada por Monseñor Chaput, arzobispo de Filadelfia. Algunos testimonios de africanos recogidos en la página web se refieren a temas como los matrimonios mixtos o los ataques ideológicos a la familia.

Dos de los auditores presentes en la Asamblea general durante los días 5 y 6 de octubre fueron Buysile y Meshack Nkosi, un matrimonio sudafricano que colabora con la pastoral familiar de la Conferencia Episcopal de su país. Buysile, la esposa, señala cómo es necesario que las familias sudafricanas se sientan sostenidas por la Iglesia. “Tenemos muchos problemas que afectan a la familia: el desempleo, problemas socio-económicos, migraciones… Todas estas cosas tienden a desintegrar la familia. Por tanto, la Iglesia ha de estar junto a la familia para sostenerla, para apoyarla… Porque sin la familia –que es la primera Iglesia– deja de haber Iglesia”.

El matrimonio Nkosi tiene cinco hijos, tres de los cuales ha contraído matrimonio con no católicos. Esta es una situación relativamente frecuente en África. “Son dos creencias, pero un mismo amor. Y las personas que se quieren son capaces de comprometerse, son capaces de compartir y de mirar a lo que tienen en común. Hemos encontrado esto en nuestros hijos”, explica su padre, Meshack.

“Colonización ideológica” de África

Desde el primer día de trabajo del Sínodo ha resonado la denuncia de la llamada “colonización ideológica”. Thérèse Nyrabukeye, miembro de la Federación Africana de la Acción Familiar en Ruanda y auditora en el Sínodo, denuncia la coacción que sufren países pobres o en vías de desarrollo de África, donde la ayuda de organizaciones internacionales suele venir acompañada de una visión de la vida contraria a los valores familiares.

“En el continente africano, la gente todavía está próxima a la naturaleza… Tenemos muchas presiones del exterior para imponer métodos anticonceptivos, pero en el alma de la cultura africana esto no es aceptado”, señala Nyrabukeye en una entrevista para Radio Vaticana. “Estas presiones políticas no hacen que la gente sea más libre de hacer lo que quiera. Como dice el Papa, esta es una forma de colonialismo ideológico”.

La auditora ruandesa añade: “Sentimos que en el alma africana todavía guardamos algo de sagrado con respecto a la vida y a la persona. Sí, todavía tenemos este sentimiento. Pero son las presiones externas las que quieren borrarlo de nuestra alma… no nosotros”.

En su denuncia, Nyrabukeye hace una especial alusión a la ideología de género: “Vemos que la ideología de género es algo que está cambiando la vida conyugal –la vida familiar–; es una cosa terrible para nosotros, porque las mujeres sencillas no entienden el sentido, el significado del gender”.

Thérèse Nyrabukeye espera que la Iglesia hable en el Sínodo de manera clara. “Porque no somos solamente los cristianos los que esperamos de la Iglesia una palabra clara, también los que no creen –al menos en África– esperan de la Iglesia una palabra que ayude a la gente a progresar como personas”.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares