Vittorio Messori: Un pontificado inclasificable

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 42s.

Recordando a Juan Pablo II
Juan Pablo II rompió los moldes, dice Vittorio Messori en “Corriere della Sera” (2 abril 2005).

Su grandeza se expresaba también en la imposibilidad de clasificarlo según los esquemas habituales. Por expresarnos en un lenguaje político, tan equívoco en la dimensión religiosa: ¿Un Papa progresista, abierto? ¿O conservador, tradicionalista? ¿De “derecha” o de “izquierdas”? Ambas cosas, diremos, si se nos obliga a responder. Y en esta “duplicidad” está uno de los secretos de un pontificado extraordinario. En “política exterior” (para seguir utilizando términos de la sociedad civil), en sus relaciones con el mundo laico, con las otras religiones, con las diversas confesiones cristianas, Juan Pablo II ha sido tan abierto, con tal voluntad de diálogo que ha suscitado críticas y refunfuños entre aquellos que, en la Iglesia, veían incluso algo blasfemo en reuniones ecuménicas como la de Asís y otras de ese género.

Fue el primer pontífice que entró en una sinagoga, el primero en una mezquita; el Papa que no ha dudado en visitar todo tipo de regímenes políticos (de la Cuba de Castro al Chile de los generales, el Sudán culpable de genocidio de los cristianos, el México del laicismo de Estado, la Turquía que margina a los católicos), anunciando a todos el mismo mensaje de perdón y reconciliación. Temerario hasta abrir los brazos a todo hombre, cualquiera que fuese su fe o su incredulidad. Su diálogo, llevado a los extremos, no ponía en peligro la identidad católica, gracias a una “política interior” de reafirmación, a menudo de reconstrucción, de la doctrina de siempre.

Se diga lo que se diga, el Vaticano II ha sido la constante estrella polar hacia la que el Papa ha orientado el gobierno de la Iglesia. Todo ha sido renovado por él a la luz de aquel Concilio en el que fue uno de los protagonistas más activos y entusiastas. Siempre con la conciencia de que aquel gran evento no era una fractura sino una profundización, no el descubrimiento de novedades inauditas sino el redescubrimiento de la actualidad de la antigua Tradición. “Nova et vetera”, cosas nuevas y cosas antiguas, por decirlo con palabras del Evangelio. Beatificando el mismo día a Pío IX, el Papa del Vaticano I, y a Juan XXIII, el Papa del Vaticano II, Karol Wojtyla ha dado un signo fuerte (malentendido por muchos) de la continuidad de la Iglesia que ha inspirado su pontificado. El Catecismo Universal que impulsó tenazmente es a la vez antiguo y nuevo: no solo el dogma, sino también las tradiciones y las devociones son ahí confirmados, dentro de un espíritu completamente conciliar.

En suma, diálogo con el exterior y ortodoxia en el interior, libertad de los hijos de Dios y disciplina de católicos obedientes, apertura a todos y vigilancia en la doctrina. En esta síntesis radica, a mi juicio, la grandeza y la fecundidad de un pontificado que, justo por esto, parece inclasificable, si no contradictorio, a quien no advierta una “ambigüedad” querida y buscada con un lúcido diseño.