Terroristas islámicos contra cristianos iraquíes

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La violencia contra los cristianos en Irak parece no tener fin, aunque no es un asunto que encuentre mucho eco en la prensa y en la comunidad internacional. Especialmente los cristianos de Mosul (en el norte de Irak) están sufriendo en las últimas semanas una ola de violencias a manos de fundamentalistas ligados a Al Qaeda, que quieren expulsarlos de la ciudad.

Desde el 28 de septiembre al menos once cristianos han sido asesinados por yihadistas islámicos, según el gobernador. Tres casas pertenecientes a cristianos han sido destruidas con explosivos. Varias de las víctimas de los últimos días eran dueños de tiendas y comercios en Mosul, una clara señal de que los terroristas intentan acabar con la actividad económica de los cristianos, forzándoles a huir. Mons. Philip Najim, procurador de la Iglesia caldea ante la Santa Sede, cuenta a Zenit que “son homicidios a sangre fría llevados a cabo a la luz del día y ante decenas de testigos, como si estos grupos quisieran demostrar que pueden obrar impunemente, controlar la ciudad”. “El objetivo -advierte- es, claramente, sembrar el terror para completar la obra, que comenzó hace años, de vaciar la ciudad de su antiquísima población cristiana”.

El gobernador de Mosul mandó desplegar, el domingo día 12, varios centenares de policías para proteger los barrios cristianos de Mosul y las iglesias cristianas.

El número de cristianos en Irak antes de la invasión norteamericana en marzo de 2003 era en torno a 800.000 y se calcula que ahora quedan menos de medio millón. La violencia en Mosul en las últimas semanas ha provocado un aumento del número de personas que dejan la ciudad. Un millar de familias cristianas abandonaron sus domicilios el fin de semana para huir de los atques contra su comunidad. Este éxodo ha vaciado por completo barrios de cristianos.

Según el comandante en jefe de las tropas americanas en el norte de Irak, general Mark Hertling, “Al Qaeda quiere poner un pie en Irak y Mosul es la base de operaciones que ha escogido para lanzar sus ataques”, infiltrando a terroristas desde la frontera siria.

A estos ataques por parte de radicales contra cristianos en Irak, se une el cambio en la ley electoral para las próximas elecciones de los consejos provinciales, que en su anterior redacción reservaba 15 puestos en seis provincias a las minorías, 13 de ellos para los cristianos. El Parlamento aprobó en septiembre la nueva ley electoral sin reservar esta cuota para las minorías, aduciendo que no hay un censo de los miembros de estas religiones en esas provincias. Las elecciones están previstas para comienzos del próximo año, aunque todavía no hay fecha.

Docenas de cristianos protestaron contra esta medida en una manifestación en Bagdad, aduciendo que esto significaría la marginación de su comunidad. “No queremos emigrar a EE.UU. o al Reino Unido. Queremos seguir en Irak y tener nuestros propios representantes en los consejos provinciales y en el parlamento”, declara a Associated Press el sacerdote caldeo de Bagdad Louis al-Shabi. “Queremos ser tratados en pie de igualdad como iraquíes que viven con los musulmanes y con otros iraquíes dentro de una espíritu de fraternidad”.

Por otro lado, durante el Sínodo de Obispos reunido en Roma, los participantes manifestaron la cercanía de la Iglesia universal a los cristianos en Irak. También Benedicto XVI, durante la alocución antes del ángelus el domingo, invitó a rezar para que acabaran las violencias contra los cristianos en Irak y en la India.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares