Ratzinger, padre de la Iglesia

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 44s.

A la vista de las circunstancias históricas actuales y de los rasgos apostólicos que encarna el Papa, el cardenal Julián Herranz se atreve a considerar a Joseph Ratzinger como un “moderno Padre de la Iglesia”.

“Las particulares circunstancias actuales de la Iglesia y del mundo y las características de la persona y la obra de Benedicto XVI lo emparentan, en la doble dimensión intelectual y pastoral, con los Padres de la Iglesia antigua (Basilio, Atanasio, Agustín…), que por su rica doctrina y acción de gobierno interpretaron con especial clarividencia los signos de su tiempo y contribuyeron decisivamente a salvar la fe ortodoxa, la armonía entre razón y fe y los valores de la civilización”.

Para ilustrar estas palabras, Herranz analiza tres grandes desafíos pastorales -no son los únicos- que Benedicto XVI ha afrontado en las últimas décadas.

El primero se refiere a la recepción del Concilio Vaticano II, “un período de dramática confusión en amplios sectores eclesiales”. La tendencia de algunos a interpretar y “actualizar” el mensaje evangélico en clave política provocó como reacción la aparición de otros grupos aferrados “a un tradicionalismo reductivo de la verdadera Tradición cristiana, incluso en oposición a Roma”.

“A esas dos posiciones contrapuestas se opuso y se opone decididamente Joseph Ratzinger, primero como Cardenal en 1985 con el famoso Informe sobre la Fe, justamente calificado de ‘histórica denuncia profética’, y ahora como Papa celoso tutor de la unidad de la fe y de la comunión”.

El segundo gran desafío que ha afrontado Benedicto XVI es el declive cultural y moral en amplios sectores sociales, provocados en buena parte por una dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo.

“Mientras que Juan Pablo II -explica Herranz- se opuso especialmente a la ‘utopía totalitaria’ de la justicia sin libertad, propia del comunismo y del nazismo, Benedicto XVI se opone a la ‘utopía relativista’ de la libertad sin verdad, es decir, sin valores y verdades objetivas que tutelar”.

“(…) Pero Ratzinger, como los Padres de la Iglesia, no es hombre que se limite a señalar errores o peligros: él enseña que el Cristianismo es el encuentro con la Verdad encarnada, con Cristo, que revela al hombre no sólo el misterio de Dios sino también el misterio del hombre: la excelsa dignidad de su naturaleza y de su destino eterno”.

A juicio de Herranz, el fundamentalismo islámico es el “tercer desafío con el que Benedicto XVI se ha enfrentado de modo dialógico y constructivo en el famoso discurso en la Universidad de Ratisbona el 12 de septiembre de 2006, en su posterior viaje a Turquía y, últimamente, en el Sínodo de Obispos sobre el Oriente Medio”.

“Su repetida afirmación de que ‘no actuar según razón es contrario a la naturaleza de Dios’ y que ‘toda religión ha de respetar la dignidad del hombre’ ayuda a comprender que el acto de fe ha de ser un acto razonable y libre, nunca impuesto por la violencia: ni por la violencia física del terrorismo ni por la violencia de leyes civiles que no respeten la libertad de culto y de conciencia”.