Primeras comuniones: sencillez para que destaque lo esencial

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 4s.

En una entrevista concedida a Europa Press, el director del Secretariado de Catequesis de la Conferencia Episcopal Española, Juan Luis Martín Barrios, señala dos criterios para la celebración de las primeras comuniones: sencillez y dignidad. Se trata de que todos, y en primer lugar los que reciben la comunión, perciban claramente el significado religioso de la ceremonia. Para ello, es importante que lo que la rodea (la ropa de los niños, los regalos, el convite) no suponga un “ruido” excesivo que distraiga de lo principal.

Por ejemplo, Barrios recomienda que los niños y niñas lleven un traje o vestido que puedan utilizar más veces, e incluso sugiere la posibilidad de emplear unas túnicas iguales para todos, de forma que las diferencias socio-económicas no se noten. El mismo criterio del sentido común se aplica al convite: para manifestar la importancia y la alegría que produce el sacramento, es bueno celebrar la comunión con familia y amigos, pero “con prudencia y manteniendo el sentido cristiano del compartir”.

También los niños deben ser generosos ese día, dice Barrios. Por eso, les pide que donen una parte de las propinas o regalos recibidos a personas necesitadas: vecinos en paro, personas sin hogar, misioneros.