Políticos belgas organizan acto en apoyo del clero católico

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Amberes. Más de 1200 personas se reunieron el sábado 21 de agosto en el santuario mariano de Scherpenheuvel, en Flandes (Bélgica), para manifestar su apoyo al clero católico. En un acto que tuvo lugar, durante dos horas, en el Mariahaal del santuario, los organizadores y el público quisieron agradecer el trabajo sacrificado de miles de sacerdotes belgas, cuya imagen podía haber quedado injustamente empañada por unos pocos casos de abusos sexuales que han escandalizado este año a la opinión pública.

El acto estaba explícitamente dirigido a apoyar a «todos los sacerdotes, religiosos, religiosas, hermanos, diáconos y laicos que no tienen culpabilidad alguna y que desde hace años dan lo mejor de sí mismos a la comunidad de Flandes».

El acto, que duró dos horas, incluyó testimonios de personalidades (políticos, científicos) y de fieles corrientes. Este acto de apoyo formaba parte de la llamada “Actie Scherpenheuvel”, una iniciativa de parlamentarios flamencos de distintos partidos políticos. Además del acto, la iniciativa puesta en marcha varias semanas antes comprendía un sitio web (www.actiescherpenheuvel.be) donde el público podía manifestar por escrito su apoyo y agradecimiento al clero católico. Más de 3.000 personas habían firmado este apoyo hasta el día 21 de agosto.

Los parlamentarios organizadores de la iniciativa y los que adhirieron a ella pertenecían a diferentes partidos. Otros políticos acudieron también al acto en el santuario mariano flamenco, como el ministro de bienestar del gobierno flamenco, así como también algunos políticos francófonos.

El acto de apoyo al clero católico ha tenido bastante impacto en el país, al ser algo insólito en el ambiente actual.

Algunas frases del manifiesto

En el manifiesto se lee:

“Condenamos evidentemente todo abuso de menores, porque se trata de un crimen atroz. No aceptamos evidentemente ninguna omisión de declaración al respecto. El abuso de menores y la omisión voluntaria de declaración de este abuso son de hecho profundamente dañinos para la Iglesia y su misión pastoral.

“Pero todo esto no justifica de ninguna manera alimentar sospechas respecto de todos aquellos que se comprometen con la Iglesia, o como mujeres u hombres consagrados, o como laicos. Por eso deseamos expresar nuestra solidaridad con los miles de sacerdotes, mujeres u hombres consagrados, monjes, religiosos, diáconos o laicos comprometidos en la Iglesia, que no son culpables ni de abusos de menores ni de omisión de declaración, y que han puesto y continúan poniendo sus talentos y sus fuerzas al servicio de la sociedad.

“No es nuestra misión de mujeres y hombres políticos pronunciarnos sobre los casos judiciales o sobre los asuntos internos de la Iglesia. Pero, superando nuestras diferencias políticas, deseamos reconocer el influjo social en nuestras ciudades y pueblos de la acción de todas esas mujeres y hombres de Iglesia.

“Su presencia y su acción entre nosotros forman todavía y siempre un capital social inestimable. Les estamos profundamente agradecidos.”

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares