Los obispos de Venezuela, contra el socialismo de Chávez

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Los obispos de Venezuela, reunidos en la Asamblea plenaria ordinaria, han elaborado una exhortación pastoral que afronta la situación sociopolítica en el país. “Nuestra patria -dicen los obispos- vive uno de los momentos más cruciales de su historia”. Se está elaborando una nueva Constitución (la anterior era de 1999), con el objetivo confesado de instaurar “un modelo político y social bajo el signo ideológico del así llamado socialismo del siglo XXI”.

Ya hace unos meses, al anunciarse el proyecto, los obispos manifestaron un mensaje positivo sobre las posibilidades de la reforma. Pero “los temas ventilados por la opinión pública como contenidos de los cambios constitucionales” y “la forma misma del proceso de su elaboración, que no acoge suficientemente el espíritu de participación exigido por la Constitución, arrojan serias dudas”. Algunas decisiones -como el lema “Patria, socialismo o muerte”- y declaraciones del presidente Hugo Chávez y portavoces gubernamentales llevan a pensar que “esta reforma se dirige hacia el establecimiento de un sistema socialista fundado en la teoría y la praxis del marxismo-leninismo”, dice la exhortación.

El texto de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) repasa algunos de los problemas sociales más clamorosos, como “la pobreza, el desempleo, la falta de vivienda, la carencia en los hospitales, los deficientes servicios públicos, niños de la calle, ancianos sin atención” o la creciente violencia. Recuerda el “atentado a la libertad de expresión” que supuso “la negativa del gobierno de renovar la concesión a uno de los más importantes canales de televisión del país”, en referencia a RCTV.

La CEV muestra su preocupación por la Ley de Educación en trámite, pues “si bien contiene elementos positivos, ofrece graves omisiones en asuntos importantes, como la finalidad de la educación, los derechos de los docentes, los subsidios mediante convenios a instituciones educativas que atienden sectores populares, la evaluación y el derecho de los padres a decidir sobre la educación religiosa de sus hijos, entre otros”. Dice el documento que “existe preocupación sobre la pretensión de impartir una educación con una única y determinada orientación política e ideológica, que afectaría gravemente derechos y deberes de los educandos y de los padres de familia”.

El socialismo estatista, ideología superada

“No podemos aceptar que se pretenda dividir a los venezolanos en dos bandos irreconciliables. La diversidad de posturas ideológicas, propias y convenientes en toda democracia, no debe convertirse en beligerancia e intolerancia”, afirma el documento al presentar sus respuestas a las cuestiones enumeradas. “La solución a los problemas políticos y sociales de Venezuela debe ir más allá del populismo, que no va al fondo de los mismos, y del militarismo que cede el protagonismo de la sociedad al estamento militar, al cual no le corresponde dicho papel”, dice.

La exhortación pastoral se acoge al discurso de Benedicto XVI de inauguración de la V Conferencia del CELAM, en el que llamaba la atención sobre la necesaria equidad en “la economía liberal de algunos países latinoamericanos” y el peligro de “formas de gobierno autoritarias o sujetas a ciertas ideologías que se creían superadas”. La CEV dice que “una de esas ideologías ya superadas es el socialismo estatista que impide la primacía de la persona y de la solidaridad, suplantándolas por la hegemonía del Estado. Así, pues, ni el capitalismo salvaje ni el socialismo marxista son los caminos que conducen a la construcción de una sociedad más justa”.

El documento de los obispos señala tres objetivos:

  • “Se debe renunciar a la intolerancia, al enfrentamiento permanente, a la discriminación en el trabajo por razones políticas, que muchos venezolanos sufren a través de listas de excluidos o de exigencias ideológicas”.
  • “Un gran acuerdo nacional en defensa de la vida, desde el momento de la concepción hasta su fin natural; esto implica oponerse a todo tipo de violencia e impunidad”.
  • “Una educación para todos”, evitando “la tendencia a ideologizarla” y luchando “por mejorar” su calidad, “sobre todo para los sectores más populares”. “El Estado debe reconocer que la familia es la principal responsable de la educación de sus hijos” y hacer que “la educación religiosa” permanezca en el horario escolar tal y como se encuentra en la ley vigente.

Chávez contestó la semana pasada a las críticas de los obispos, tachándoles de ignorantes, poniendo en duda su apego a la verdad e incluso atribuyéndoles intenciones torcidas.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares