Las parroquias holandesas dicen “Bienvenidos a casa”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 43s.

Amsterdam. Es tradición que las iglesias católicas en Holanda se llenen en Navidad hasta los topes. Católicos que no pisan la iglesia el resto del año, acuden nostálgicos en esas fechas a la misa del gallo. También van no creyentes atraídos por la música sacra, coros de villancicos o misas polifónicas, o por los símbolos de la liturgia tan especiales en estas fechas. Esto no ocurría sin que los parroquianos fieles se molestasen por la falta de compostura de los asistentes esporádicos o simplemente porque veían su banco usurpado por alguien desconocido.

La última Navidad ha sido diferente. Las iglesias han recibido a unos y otros con una pancarta en la fachada en la que se leía: “Welkom thuis” (Bienvenidos a casa). En la homilía se glosaba la idea y a la salida los asistentes recibían como regalo una revista de muy buena calidad, ilustrada a todo color, con explicaciones sobre en qué creen los católicos.

Se trata de una campaña de la Conferencia Episcopal. Cerca de la Navidad, el telediario de más audiencia -8 de la noche- cubrió la noticia de una manera muy simpática, dejando hablar a los obispos sobre sus planes y objetivos. La primera edición de la citada revista, con 250.000 ejemplares, se agotó inmediatamente. La publicación trata sobre Jesús, la fe , los sacramentos y en qué consiste ser católico en la vida de cada día, todo ello explicado de un modo muy claro y básico.

Pero la campaña no acaba con la Navidad. Los organizadores ofrecen a las parroquias material de estudio, bibliografía con podcast y videos, o asesoramiento para seguir con reuniones de información sobre la fe. En la diócesis de Rotterdam, el obispo Mons. Van Luyn ha aconsejado a los católicos practicantes buscar contacto en enero y febrero con los que sólo acuden a la iglesia esporádicamente y así vivir realmente el espíritu de parroquia.