Las muy secretas cartas entre Pío XII y Hitler

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 35s.

En un artículo publicado en Le Monde (3-XII-97) a propósito de la actitud de Pío XII ante la persecución de los judíos por los nazis, se hacía referencia a la obra “Actas y documentos de la Santa Sede relativos a la Segunda Guerra Mundial”, documentación de los archivos vaticanos preparada por cuatro historiadores jesuitas por encargo de Pablo VI. Uno de ellos, Pierre Blet, escribe al diario (31-XII-97) para precisar la información.

Cuando ustedes escriben: “Estos cuatro jesuitas han aportado en Actas y documentos textos que declaran inocente a Pío XII de las omisiones de las que ha sido acusado (…) pero esas Actas y documentos están lejos de ser exhaustivos”, dan a entender que hemos descartado documentos incómodos para la Santa Sede y que, por tanto, nuestro trabajo de edición ha sido científicamente incorrecto y poco honrado.

Para probar las lagunas de nuestra edición, el artículo señala que no incluye la correspondencia de Pío XII con Hitler. La carta en la que Pío XII notificó su elección al jefe de Estado del Reich es el último documento publicado en el segundo volumen de Actas y documentos. Por lo demás, si no hemos editado la correspondencia entre Pío XII y Hitler, es por la sencilla razón de que sólo existe en su imaginación.

Si esa correspondencia hubiese existido, las cartas del Papa estarían accesibles en los archivos alemanes. Por supuesto, las cartas de Hitler habrían llegado al Vaticano, pero se encontraría alguna mención de ellas en las instrucciones a los embajadores alemanes, Bergen y después Weizsäcker, encargados de entregarlas, y en los despachos de estos diplomáticos, que darían cuenta de haberlas hecho llegar al Papa o al secretario de Estado. No hay ningún rastro de todo eso.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares