La Santa Sede publica un nuevo “Directorio ecuménico”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 12s.

La unidad de los cristianos “constituye una prioridad pastoral del pontificado de Juan Pablo II”, según confirmó el cardenal Edward Cassidy durante la presentación del nuevo “Directorio para la aplicación de principios y normas sobre el ecumenismo”, un texto que concreta en la práctica la finalidad, instrumentos y bases teológicas del diálogo con las otras confesiones cristianas.

Se trata de un documento de cien páginas que actualiza el Directorio de 1967 y 1970 a la luz de los nuevos textos normativos aparecidos desde entonces, como los códigos de derecho canónico latino y oriental, y el Catecismo de la Iglesia Católica, así como la experiencia de los últimos treinta años de acción ecuménica impulsada por el Concilio Vaticano II.

Según el Card. Cassidy, presidente del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos, entre los puntos innovadores del nuevo Directorio figura la invitación a una mayor formación en el ecumenismo dentro de la Iglesia católica. Si bien es competencia del colegio episcopal y de la Santa Sede juzgar, en última instancia, cómo responder a las exigencias de unidad entre los cristianos, al mismo tiempo se anima a que todos los fieles promuevan una unión creciente con los otros cristianos y asimilen los resultados del diálogo ecuménico.

El Directorio no ofrece novedades por lo que se refiere a los matrimonios mixtos ni a los otros sacramentos, cuya disciplina está fijada en el Código de Derecho Canónico. Queda excluida, por tanto, la posibilidad de celebrar la Eucaristía en común con la Iglesia ortodoxa, pero está permitido a los fieles recibir los sacramentos de manos de un sacerdote ortodoxo, si no pueden acudir a uno católico, y viceversa.

Sobre la marcha del diálogo ecuménico, Mons. Pierre Duprey, secretario del Consejo para la Unidad de los Cristianos, manifestó que, a pesar de las apariencias, “no es cierto que el ecumenismo atraviese una fase negativa. Existen dificultades, pero se están afrontando. La situación ecuménica se desarrolla de modo sano y positivo, y esto se verá todavía mejor en los próximos años”.

Se confía en que el Directorio será un buen instrumento para conseguir este fin. Las primeras reacciones positivas no se hicieron esperar. El pastor luterano Konrad Reiser, secretario general del Consejo Ecuménico de las Iglesias, que reúne a 320 Iglesias ortodoxas, protestantes y anglicanas, con un total estimado de 400 millones de fieles, expresó su “satisfacción por la publicación del nuevo Directorio, que refleja las grandes orientaciones del Concilio Vaticano II”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares