La búsqueda del rostro de Cristo

La traducción castellana del libro del Papa Jesús de Nazaret ha tenido la extraordinaria acogida que se esperaba. Benedicto XVI presenta el Jesús de los Evangelios como el Jesús real, histórico, y hace de su comunión con el Padre el centro de su personalidad. Joseph Ratzinger ofrece este libro como expresión de su “búsqueda personal del rostro del Señor”, con el deseo de acercarlo al hombre y a la mujer de hoy.
El libro abarca desde el Bautismo de Jesús hasta la confesión de Pedro y la Transfiguración, y se anuncia una segunda parte en la que también tratará las narraciones de la infancia.

Las fuentes empleadas son fundamental y principalmente los Evangelios tal como los ha recibido la Iglesia. Para su interpretación, Benedicto XVI se sirve sobre todo de los otros libros de la Escritura. En el prólogo, el Papa señala que su obra presupone la exégesis histórico-crítica. Afirma que se sirve de sus resultados, pero desea ir más allá de este método desembocando en una interpretación propiamente teológica.

Buena parte de la exégesis actual, la que se puede calificar como más sólida, a pesar de las incertidumbres en las que a menudo se mueve, pone de manifiesto que lo más específico de Jesús es su referencia total a Dios y su unión con Él. El Papa afirma: “Este es también el punto de apoyo sobre el que se basa mi libro: considera a Jesús a partir de su comunión con el Padre. Éste es el verdadero centro de su personalidad. Sin esta comunión no se puede entender nada y partiendo de ella Él se nos hace presente también hoy” (p. 10). De esa unión viene la autoridad de su enseñanza: de su contacto con el Padre cara a cara, de la visión de Aquel que está en el seno del Padre. Es así como los Evangelios cobran sentido.

Benedicto XVI intenta, y a mi juicio lo consigue, presentar el Jesús de los Evangelios como el Jesús real, histórico. Como afirma el pontífice, esta figura “resulta más lógica y, desde el punto de vista histórico, también más comprensible que las reconstrucciones que hemos conocido en las últimas décadas. Pienso que precisamente este Jesús -el de los Evangelios- es una figura históricamente sensata y convincente” (p. 18). No lo es, por el contrario, pensar que la comunidad ha sido la creadora de la imagen que tenemos de él.

El Jesús histórico es el de los Evangelios y sigue hablándonos hoy. No es posible encontrarse con Jesús y no ser interpelado por él. El Papa no escribe un libro más o menos erudito sobre Jesús. El método de interpretación que emplea conlleva una búsqueda personal del rostro de Cristo y un deseo permanente de actualizar su figura para los hombres y mujeres de hoy.


Juan Chapa es profesor de Sagrada Escritura en la Universidad de Navarra.

Una versión más amplia de esta reseña se ha publicado en Nueva Revista, nº 112 (septiembre 2007).

Joseph Ratzinger / Benedicto XVI. Jesús de Nazaret. La Esfera de los Libros. Madrid (2007). 447 págs. 19,50 €. Traducción: Carmen Bas Álvarez.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares