Kazajstán aprueba restricciones a la libertad religiosa

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 50s.

El pasado 26 de noviembre, el Congreso de Kazajstán aprobó por unanimidad una ley que restringe seriamente la libertad religiosa en el país. Aunque todavía está pendiente el visto bueno del Senado y del presidente Nursultan Nazarbayev, las minorías religiosas temen un estricto control estatal sobre las publicaciones y los actos de culto.

La nueva ley prohíbe las actividades de los grupos religiosos no registrados y limita las actividades misioneras. También exige una autorización expresa para importar literatura religiosa. Asimismo, establece que los niños no podrán acudir a actos religiosos sin el permiso escrito de sus padres.

Hace unos días, la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) advirtió al ministro de Justicia que el texto pendiente de aprobación vulneraba la libertad religiosa. El gobierno anunció entonces su voluntad de revisar el polémico anteproyecto de ley, pero el Congreso ha hecho caso omiso de esas advertencias.

La decisión del Congreso -integrado en su totalidad por miembros del gobierno de Nazarbayev- ha causado sorpresa. Para Yevgeny Zhovtis, un activista que defiende los derechos humanos en Kazajstán, la postura del gobierno ante la ley está siendo ambigua. “Es un poco extraño -dice- que el ministro de Justicia consulte a la OSCE y que luego el Parlamento apruebe la ley”.

La comunidad de protestantes de Kazajstán ha mostrado su descontento con la nueva ley. Según el pastor baptista Yaroslav Senyushkevich, las medidas restrictivas sobre la libertad religiosa llevarán al país “a los tiempos de Stalin”. El arzobispo católico Tomasz Peta ha expresado su confianza de que el presidente Nazarbayev vete la ley. En Kazajstán el 47% de la población es musulmana, el 44% ortodoxa, el 2% protestante; el 7% restante se reparte entre las demás confesiones. La situación de las minorías religiosas atraviesa un momento difícil. Según el Informe sobre Libertad Religiosa en el Mundo 2008, realizado por Ayuda a la Iglesia Necesitada, la actitud de las autoridades kazajas ante el derecho a la libertad religiosa es ambigua: “De cara a la galería lo defienden enérgicamente, pero en la práctica a menudo lo vulneran”.