Juan Pablo II, “hombre del año” para “Time”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

“En un año en el que tanta gente se lamentaba de la decadencia de los valores morales o justificaba malas conductas, el Papa Juan Pablo II proclamaba con fuerza su idea del bien y urgía al mundo a seguirla. Por esta rectitud -que sus detractores llamarían temeridad- es el Hombre del Año de Time”. En estos términos explica el semanario norteamericano su decisión de distinguir con este título a Juan Pablo II.

Time ha elegido a Juan Pablo II en un año en el que ha sido una figura polémica en la prensa norteamericana por las posturas de la Iglesia católica en la Conferencia de El Cairo sobre población. Y, aunque recoja también las críticas que suscita, esta distinción en un país dividido entre los pro-vida y los defensores del aborto es bien significativa precisamente este año.

El reportaje que Time le dedica destaca, entre otras cosas, su capacidad de dar un mensaje de fidelidad y esperanza: “Ha difundido por todos los medios a su alcance un mensaje no de oportunismo o componenda, sino sobre lo que está bien y lo que está mal; en medio de tanto temor por el futuro, Juan Pablo se ha atrevido a hablar de esperanza. No dijo lo que todo el mundo deseaba escuchar, y muchos, dentro o fuera de su Iglesia, se molestaron. Pero su fidelidad a lo que cree que la gente necesitaoír permaneció firme y constante”.

Al recordar los hechos turbulentos que afectaron al Papa en este año, recuerda que no pudo viajar a Beirut y Sarajevo, como era su deseo. También fue un motivo de especial tristeza las matanzas de Ruanda, donde la fe -el 85% son cristianos- no pudo superar los odios tribales.

“Pero cuando las circunstancias le permitieron actuar, Juan Pablo II lo hizo con decisión. Sus principales objetivos han sido dejar clara la doctrina de la Iglesia -los creyentes pueden experimentar la duda, pero no tienen por qué sufrir la confusión- y acercarse al mundo, buscar contactos con otras creencias y proclamar a todos la dignidad de la persona, cuerpo y alma”.

Entre los hechos importantes impulsados por el Papa en 1994, Time destaca la clarificación que ha aportado en Norteamérica la versión inglesa del Catecismo de la Iglesia Católica, y el establecimiento de relaciones diplomáticas con Israel. También destaca -con tono más bien crítico- su rechazodefinitivo a la ordenación de mujeres. Pero “el punto más alto o más bajo del Papa, segúnquién hable,fue la Conferencia de El Cairo”. Time reconoce que “allí, los emisarios del Papa derrotaron la propuesta respaldada por Estados Unidos, que Juan Pablo II temía que fomentara el aborto en todo el mundo”. Aunque apostilla que “en términos de relaciones públicas, fue una victoria muy cara”.

Para explicar los puntos de conflicto entre Juan Pablo II y la modernidad, Time cita Cruzando el umbral de la esperanza, el libro publicado este año por el Papa. De ahí concluye que “Juan Pablo II no es un fundamentalista que rechaza la Ilustración y los medios de la tecnología… En cambio, sostiene que el racionalismo, por sí solo, no basta”.

Time advierte que sus reafirmaciones de la doctrina de la Iglesia en cuestiones sexuales forman sólo una pequeña parte de sus enseñanzas, pero son las más controvertidas. Aunque muchos no las comparten, no por eso sus afirmaciones dejan de tener peso, como recuerda el teólogo Thomas Reese: “Juan Pablo II es el único que mantiene vivos estos temas, sobre los que la gente debería hacer una reflexión moral. Él no puede imponer nada, pero recuerda continuamente que son cuestiones morales, no simplemente médicas o económicas”.

Entre los testimonios de otras personalidades sobre Juan Pablo II, Time destaca la descripción que hace la Madre Teresa de Calcuta: “Siempre sostenido por una fe honda, alimentado por la oración incesante, audaz por su inconmovible esperanza, profundamente enamorado de Dios”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares