Iniciativas que movilizaron a la Iglesia

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Juan Pablo II, líder del espíritu
Juan Pablo II ha tenido variadas iniciativas para movilizar a la Iglesia en torno a acontecimientos y años jubilares. Escogía un tema prioritario, publicaba un documento y sugería posibles líneas de acción y de reflexión a lo largo de ese periodo. Así impulsaba a las Iglesias locales a desarrollar una particular evangelización sobre un tema y a organizar actividades.

Año Jubilar de la Redención (1983-1984). En el 1950 aniversario de la muerte de Cristo, convocó este año jubilar para llamar la atención sobre el acontecimiento de la Redención y su concreta aplicación en el sacramento de la Penitencia.

Jornada Mundial de la Juventud (1985). Empezó a celebrarse este encuentro bienal con el Papa, que ha movilizado a millones de jóvenes a lo largo del pontificado.

Año Mariano (1987). En este Año Mariano universal (el segundo de la historia) se trataba de desarrollar en las Iglesias locales una auténtica devoción a la Virgen, profundizando en su misión en el misterio salvífico de Cristo.

Año de la Familia (1994). Asociándose a la convocatoria de la ONU, Juan Pablo II quiso que también en la Iglesia se viviera un Año de la familia, con múltiples iniciativas. En ese año escribió la “Carta a las familias” y movilizó la fuerza moral y diplomática de la Santa Sede para evitar que en la Conferencia de El Cairo sobre Población y Desarrollo se reconociera el aborto como un derecho.

Preparación del Jubileo del año 2000 (1997-1999). La preparación del Jubileo del año 2000 arranca con tres años dedicados al Hijo (1997), al Espíritu Santo (1998) y al Padre (1999). Son tres años en que se va creando el ambiente para el Gran Jubileo del año 2000 con muchas iniciativas en las Iglesias locales.

Gran Jubileo del año 2000. Juan Pablo II quiso hacer del bimilenario de Cristo una ocasión para remover y purificar la fe de los cristianos. Roma fue una vez más un foco de atracción mundial, con peregrinaciones de grupos unidos por vínculos de diverso tipo, y celebraciones en los momentos culminantes del año litúrgico. 25 millones de peregrinos atravesaron la Puerta Santa de la basílica vaticana a lo largo del Jubileo. Sorprendió también el gran número de los que se acercaron al sacramento de la Penitencia.

Año del Rosario (2002-2003). Proclama para toda la Iglesia un Año del Rosario y hace una llamada a la práctica asidua de esta oración. Y, para renovar esta devoción, la completa con cinco “misterios de luz”, que se añaden a los quince tradicionales.

Año de la Eucaristía (2004-2005). Juan Pablo II ha muerto mientras se celebraba el Año de la Eucaristía, con el que quiso centrar la mirada en Cristo presente en el sacramento eucarístico.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares