Especulaciones en torno a una tumba de “Jesús, hijo de José”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 49s.

Un bluff periodístico sobre la Resurrección de Cristo ha tenido ocupada a parte de la prensa europea durante la Semana Santa. El origen fue un reportaje de la BBC, emitido el día de Pascua, acerca de unas tumbas del siglo I halladas en Jerusalén. El hecho de que lleven inscripciones como “Jesús, hijo de José”, “María, “José” o “Judas, hijo de Jesús”, se ha interpretado como posible prueba contra la Resurrección. Desde que el Sunday Times, de Londres, reseñara el programa en su edición del Domingo de Ramos, varios periódicos, también de otros países -como Italia y España-, se hicieron eco de los descubrimientos en tono sensacionalista. La Stampa, de Turín, tituló: “Jesús no resucitó de entre los muertos: tenemos pruebas”.

Las sepulturas -unas urnas funerarias halladas vacías- son auténticas y parecen pertenecer a personas de una misma familia. Están depositadas en unas dependencias que la Dirección General de Antigüedades de Israel tiene en Jerusalén. Son sólo algunas entre el millar largo de enterramientos de esa época encontrados en la ciudad. Las inscripciones tampoco tienen nada de extraordinario, pues muestran nombres muy comunes entre los hebreos de aquel tiempo, que se repiten en otras sepulturas.

Lo más llamativo del caso es que las urnas en cuestión fueron descubiertas en 1980, y en todo el tiempo transcurrido nunca se habían tomado como argumento contra la Resurrección. Entre las de la misma época, ya se había hallado antes otra que también lleva la inscripción “Jesús, hijo de José”. Ésta se conserva en el Museo Rockefeller de Jerusalén, sin que tampoco los científicos la hayan relacionado con Jesucristo.

Por otra parte, las sepulturas mostradas en el reportaje son semejantes a otras judeocristianas del siglo I. Si fueran unas de ellas, resultaría aún más normal que lleven nombres como los de Cristo y sus parientes. A la vista de estos y otros datos, el arqueólogo israelí Amos Kloner concluye: “La probabilidad de que esa sea la familia de Jesús es aproximadamente cero”.