Eslovaquia restituye los bienes incautados a las Iglesias

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 24s.

Viena. El pasado 1 de octubre, el Parlamento eslovaco aprobó una ley sobre la devolución de los bienes eclesiásticos expropiados por el régimen comunista. La medida no se refiere sólo a la Iglesia católica -mayoritaria en el país-: se ha querido hacer una ley global que incluya a todas las confesiones religiosas registradas en Eslovaquia. Sólo se van a restituir los edificios y tierras que están ahora en manos del Estado, condición que deja fuera pocos bienes, pues el proceso de reprivatización en Eslovaquia es muy lento.

La principal novedad de la ley es que ordena la restitución de los bienes expropiados desde el 8 de mayo de 1945 (final de la Segunda Guerra Mundial) y no desde el 25 de febrero de 1948 -como se quiere establecer en la República Checa-, día en que los comunistas subieron al poder en Checoslovaquia. Esto beneficia muy especialmente a la minoría alemana que abandonó forzosamente el país entre 1945 y 1948.

Para la comunidad judía se ha establecido una fecha anterior, el 2 de noviembre de 1938, es decir, antes de que Eslovaquia se proclamara independiente bajo la tutela de la Alemania de Hitler y empezara la persecución de la población hebrea.

La Iglesia católica -a la que pertenece el 70% de los 5 millones de eslovacos- va a recibir 50.000 hectáreas de tierras y 10.000 de bosques: el 1,5% de los terrenos cultivables de Eslovaquia. Además recibirá 3.500 edificios entre iglesias, casas parroquiales y escuelas. Desde su entrada en vigor, el 1 de noviembre, los perjudicados por las incautaciones tienen un mes de plazo para solicitar la restitución de sus bienes.

José María López-Barajas

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares