En Egipto, la Navidad oriental ha sido día festivo para todo el país

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 59s.


Por primera vez desde la instauración de la República de Egipto (1952), la Navidad oriental, celebrada el 7 de enero, ha sido día festivo para toda la población. La decisión del presidente Hosni Mubarak ha llenado de satisfacción a la comunidad cristiana copta, que representa alrededor de un 8% de los 68 millones de habitantes. Hasta ahora solo eran días no laborables las fiestas religiosas musulmanas.

La misa del Papa copto Shenuda III registró una afluencia masiva de fieles y de políticos del régimen -entre ellos, el hijo del presidente-, y de la oposición y de diplomáticos occidentales, y fue retransmitida por las cuatro cadenas de televisión egipcias. Shenuda III subrayó la importancia de que los coptos y los musulmanes “puedan celebrar sus fiestas religiosas juntos y expresarse sus felicitaciones”.

Esta decisión se ha visto como un impulso a la idea de ciudadanía, más allá de las diferencias religiosas. Por lo general, las relaciones entre musulmanes y coptos en Egipto son buenas. A veces se producen ataques contra los coptos en el sur del país, donde tienen su feudo algunos grupos fundamentalistas islámicos.

Más preocupante es la vigencia de leyes y usos que discriminan a los coptos. Desde hace siglo y medio una ley hace prácticamente imposible la construcción y renovación de iglesias, mientras que las mezquitas se edifican sin apenas requisitos legales. También hay puestos que en la práctica los cristianos no pueden alcanzar en la Administración y en el Ejército, aunque trabajan libremente en los sectores económicos. En el Parlamento solo había en 2000 seis diputados coptos, gracias a la cuota de diez diputados que puede nombrar directamente el presidente. La visita de Juan Pablo II a Egipto en febrero de 2002 sirvió para mejorar las relaciones interreligiosas y para que se hablara de la situación de los coptos (cfr. servicio 29/00).

El presidente Mubarak también está interesado en evitar las tensiones que existen entre cristianos y musulmanes y demostrar que el gobierno respeta a los coptos. El lobby copto en Washington ha acusado en varias ocasiones al gobierno egipcio de no proteger a la minoría copta y de falta de respeto a la libertad religiosa. Y esto es peligroso para el gobierno egipcio, que depende mucho de la ayuda de Estados Unidos.