Empresarios italianos crean la Fundación “Centesimus Annus”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 37s.

Sesenta y cinco empresas privadas y empresarios a título personal han constituido la Fundación “Centesimus Annus-Pro Pontifice”, cuya finalidad esencial es promover la doctrina social de la Iglesia y ayudar al mantenimiento económico de la Santa Sede.

La Fundación, cuya sede legal es el Vaticano, carece de ánimo de lucro y, aunque ha nacido en Italia, tiene alcance internacional. Sus características son parecidas a “The Papal Foundation”, que funciona desde hace años en Estados Unidos.

Según explicó el Card. Castillo Lara, promotor de la iniciativa, cada uno de los actuales 65 socios fundadores ha desembolsado la cantidad de 50 millones de liras (unos 4,5 millones de pesetas).

La suma total que resulte de las donaciones de los socios fundadores, cuyo plazo de admisión estará abierto hasta fines del año próximo, se invertirá siguiendo el criterio del consejo de administraciónde la Fundación, presidida por Roberto Mazzota, presidente de la Caja de Ahorros de Lombardía, y del que forman parte otros empresarios. Con las rentas de la inversión se financiarán “iniciativas para desarrollar la presencia y la actividad de la Iglesia en los distintos ámbitos de la sociedad contemporánea”, al tiempo que se “recogerán fondos para sostener la actividad de la Sede Apostólica”.

La finalidad específica de la Fundación, según se lee en sus estatutos, es “colaborar en la difusión de los valores humanos, éticos, sociales y cristianos, expresados particularmente en la encíclica ‘Centesimus annus'”. Pretende también fomentar “entre personas cualificadas por su empeño social y empresarial la información religiosa sobre la actividad de la Santa Sede”.

El cardenal Castillo Lara manifestó que “pedimos a los fundadores y socios que puedan entrar en sintonía con los principios de la ‘Centesimus annus’ y, en general, con los que difunde la Sede Apostólica. No se trata sólo de dinero, sino de sintonía espiritual”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares