Elecciones italianas: la campaña anticlerical no atrae al electorado

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

‹âeflang1033Elecciones italianas: la campaña anticlerical no atrae al electorado
Los radicales quedan fuera del Parlamento por primera vez en veinticinco años

Las recientes elecciones políticas italianas han demostrado el fracaso de los partidos políticos o candidatos que basaron su campaña en mensajes anticlericales. El caso más llamativo ha sido el de Emma Bonino, la líder radical cuyo slogan electoral fue: “¿Decidís vosotros o el Vaticano?”, en alusión a la eutanasia, aborto y utilización de embriones para investigación científica.

El Vaticano no votaba, pero los italianos han decidido enviar a casa a Emma Bonino y compañeros radicales. Así pues, los radicales han quedado fuera del Parlamento por primera vez desde 1976, solo dos años después de las elecciones europeas, en las que superaron el 8%. En esta ocasión el 2,6% de votos alcanzado no ha sido suficiente para garantizar ni siquiera un escaño. Tampoco bastaron las sucesivas huelgas de hambre y de sed con las que la líder radical atrajo en los últimos meses la atención de los medios de comunicación.

Analizando esta derrota, el articulista político Marcello Veneziani ha comentado que la imagen de Bonino ha estado asociada en esta ocasión a la cultura de la muerte y que eso ha provocado el rechazo del electorado. Muy diferente fue cuando, en su calidad de comisaria europea, aparecía en los campos de refugiados o discutía sobre temas de pesca. Veneziani subraya que la mentalidad radical conjuga el extremismo “laico” de derecha y de izquierda: “Demuestran cómo el libre mercado y la libre muerte pueden, al fin y al cabo, ir juntos. En esto son coherentes”. Pero en algunos de sus planteamientos han quedado “anticuados”: por ejemplo, “en su ser profundamente ‘libertarios’ no se dan cuenta de que son profundamente intolerantes. Quien no esté de acuerdo con ellos es automáticamente un oscurantista. Los adversarios no son simplemente personas con opiniones diversas sino que tienen esas opiniones porque son ‘el poder’, ‘el enemigo’…”.

Se puede aventurar, de todas formas, que el partido radical continuará su acción para combatir la “genuflexión general” ante la Iglesia que, según Bonino, padece la mayor parte de la clase política italiana.

También ha estado a punto de quedar fuera del Parlamento el actual ministro de Medio Ambiente Walter Bordon, quien en los últimos meses pareció querer basar su visibilidad pública en los ataques, un poco fuera de tono y en contraste con su propio gobierno, a Radio Vaticano por el problema de la contaminación electromagnética. La Radio y el gobierno han llegado a un acuerdo para zanjar el conflicto. Bordon, que en los comicios perdió la confrontación directa con su adversario, ha sido “repescado” gracias a la cuota proporcional prevista por la ley electoral.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares