El velo y la integración

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Una reciente encuesta sobre la integración de los musulmanes en Francia, Alemania y Gran Bretaña (“The Gallup Coexist Index 2009: a global study of interfaith relations”) demuestra que la cuestión del velo (hiyab) no deja indiferente a la población. Cuando se les pregunta qué actitudes asocian con el uso del velo islámico, las que despiertan mayor coincidencia entre la población general y la de religión musulmana son dos: se asocia con “religiosidad” (65-75%) y con “valor” (23-40%).

Pero las coincidencias acaban ahí. La población general francesa y alemana asocia más el velo con atributos negativos (“opresión”, “contrario a la mujer”, “fanatismo”), compartidos entre el 45 y el 60% de los encuestados. Esta actitud es menos frecuente entre los británicos (en torno a un 30%), mientras que un 41% asocia el velo con “confianza” y “libertad”.

Entre los musulmanes, las asociaciones con atributos negativos no pasan nunca del 15%, mientras que predominan las asociaciones positivas. Los musulmanes alemanes son los que manifiestan más sentimientos positivos respecto al velo, hasta el punto que un 50% considera que supone “un enriquecimiento para la cultura europea”, actitud compartida por el 31% de los musulmanes franceses y el 12% de los británicos.

Cuando se les pregunta si las mujeres musulmanas deben quitarse el velo para integrarse en el país hay un flagrante desacuerdo entre el conjunto de la población y los musulmanes. En Francia los opuestos al velo alcanzan el 62% entre la población general, mientras que entre los musulmanes franceses solo el 22% consideran el hiyab un obstáculo para la integración, proporción que sube al 32% para el velo que cubre la cara.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares