El Tribunal Constitucional ruso falla a favor de los Testigos de Jehová

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Tribunal Constitucional ruso ha fallado a favor de los Testigos de Jehová de Yaroslavl, al noreste de Moscú, a quienes las autoridades locales habían denegado reconocimiento legal. El motivo de la negativa era que los Testigos no habían cumplido con uno de los requisitos exigidos por la Ley sobre la libertad de conciencia y asociaciones religiosas de 1997 (ver servicio 133/97): demostrar con documentos al menos quince años de presencia en el territorio. Los Testigos alegaron que no necesitaban aportar documentos en Yaroslavl, pues ya lo habían hecho en Moscú, donde habían sido reconocidos. También señalaron que llevan más de 50 años en Rusia, aunque durante la etapa soviética tuvieron que estar en la clandestinidad.

Según la ley de cultos, las entidades religiosas que no satisfagan el requisito de los quince años son consideradas “grupos religiosos”. De este modo, se les da un reconocimiento precario y a prueba; al cabo de quince años, un grupo religioso puede solicitar su inscripción como “organización religiosa”. Sólo las organizaciones religiosas pueden tener propiedades, editar publicaciones o crear instituciones de enseñanza. Las únicas religiones que gozan de pleno reconocimiento en Rusia y no necesitan registrarse son las que la ley llama “tradicionales”: ortodoxia, judaísmo, islam y budismo.

Este caso es el primero en que el Tribunal Constitucional ruso atenúa las restricciones de la ley de cultos. Pero la sentencia no pone en duda la constitucionalidad de la ley misma. Al contrario, el fallo confirma que el gobierno ruso tiene facultad de limitar las actividades religiosas por motivos de salud y orden públicos o de moral, o para proteger los derechos de otras personas. En concreto, los jueces afirman que los poderes públicos tienen potestad para poner condiciones al reconocimiento oficial de entidades religiosas, a fin de evitar “la legalización de sectas que violan los derechos humanos y que cometen actos ilegales y criminales”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares