El sueño de Tony Blair

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

“Sueño con que la fe aporte sentido y valores a una globalización caótica”, escribe Tony Blair en Le Monde, en la sección “I have a dream” que el diario parisino propone a una serie de personajes mundialmente conocidos. El ex premier británico se declara convencido de que la religión es un factor moderno e importante para entender y gobernar el mundo de hoy.

Tony Blair aclara que “para un líder político británico hablar de su fe es siempre sospechoso e incluso muy mal visto”. Pero a Blair esto le indigna. “¡No es algo de lo que uno debería avergonzarse! Es un polo esencial de nuestra vida y uno debería poder hablar sencillamente de ello, sin que se considere ridículo o reaccionario, y sin dar la impresión de que se pone en cuestión los fundamentos de un Estado laico.”

Blair no piensa que la acción política de un dirigente no tenga nada que ver con su religión. “¿Cómo imaginar que la fe no afecte a su acción política? Mi fe es el punto de anclaje de mis convicciones, fundamenta los valores que son mis puntos de referencia, forja mi visión de la humanidad”. Lo cual tampoco quiere decir que “haya que descifrar el conjunto de mis decisiones diarias por el prisma religioso, lo que sería absurdo”.

El político británico confiesa que siempre ha creído en “la importancia crucial de la cuestión religiosa. El pensamiento de la Ilustración quiso hacernos creer que el progreso irresistible de la humanidad era sinónimo de extinción de las religiones, que ya no íbamos a necesitarlas, que Dios estaba condenado. Craso error”. Las más recientes encuestas Gallup muestran que a la cuestión “¿La religión es importante en su vida?”, responden que sí del 90% al 96% de los habitantes de países musulmanes, el 70% en EE.UU., el 36% en el Reino Unido.

Después Blair explica cuál es su sueño: “Sueño con que nos demos cuenta de que, lejos de ser una reliquia de la historia, la fe puede desempeñar un papel salvador en un mundo cada día más interdependiente. Sueño con que la religión humanice, dé sentido y valores, una dimensión espiritual a una globalización caótica que hace perder a los pueblos sus identidades y sus referencias. Sueño con que en lugar de temerse, de desconfiar unos de otros, de combatirse, los creyentes de las diversas religiones aprendan a dialogar, a respetarse y a trabajar juntos por el bien común”.

A esta tarea se consagra la Tony Blair Faith Foundation, que acaba de lanzar para provocar el diálogo y el conocimiento mutuo de las religiones (ver Aceprensa 69/08). Con este fin Blair dará también cursos en la Universidad de Yale para “sensibilizar a los actores políticos y económicos de la globalización de la importancia de la cuestión religiosa. No se puede pretender gobernar el mundo sin comprender lo que afecta profundamente a los pueblos y corresponde a su irreprimible aspiración a una espiritualidad”.

“El siglo XX fue el de las ideologías erráticas”, concluye Blair. “Sueño con que el siglo XXI sea el de la coexistencia pacífica de las religiones y del reconocimiento de que la religión es moderna y pertinente”.

Ver artículo original: Tony Blair : “Je rêve que la foi apporte sens et valeurs à une globalisation chaotique”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares