El Corán en Guantánamo… y la Biblia en Arabia

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El gobierno de Arabia Saudí es uno de los que han protestado por la supuesta profanación del Corán en Guantánamo, según una información publicada por “Newsweek” y luego rectificada. Pero lo mismo que se atribuyó en una ocasión a militares norteamericanos en Guantánamo es práctica habitual en Arabia Saudí con la Biblia, señala Ali al-Ahmed, director del Saudi Institute en Washington, en “The Wall Street Journal” (20 mayo 2005).

“Yo, que soy musulmán, puedo comprar el Corán en cualquier librería de cualquier ciudad norteamericana, y estudiar su contenido en incontables universidades norteamericanas. Museos norteamericanos gastan millones en exposiciones y celebraciones sobre las artes y las tradiciones musulmanas. En cambio, a mis hermanos cristianos o de otras religiones que viven en Arabia Saudí -de donde procedo- ni siquiera se les permite tener un ejemplar de sus libros sagrados. Es más: el gobierno saudí profana y quema las biblias que sus fuerzas de seguridad confiscan en la aduana o en redadas contra cristianos expatriados que celebran cultos en privado”.

En Arabia Saudí, ser sorprendido con la Biblia puede llevar a la muerte, la cárcel o la deportación. En 1993, un musulmán fue condenado como apóstata y ejecutado por poseer una biblia. Todos los años son detenidos o expulsados del país muchos cristianos por practicar su fe.

“Los musulmanes no hemos sido tan generosos como los cristianos y judíos en el respeto a los libros sagrados y símbolos religiosos de los otros. Arabia Saudí prohíbe la importación y la exhibición de cruces, estrellas de David o cualesquiera otros símbolos religiosos no aprobados por la autoridad wahabita”, la secta musulmana que impera en el país. A los extranjeros residentes en Arabia Saudí no se permite celebrar sus fiestas religiosas.

“La embajada de Arabia Saudí y otras organizaciones saudíes que operan en Estados Unidos han distribuido cientos de miles de coranes y muchos otros libros musulmanes, incluidos algunos que insultan a cristianos, judíos y otros llamándolos cerdos y monos. Los libros de texto saudíes califican a judíos y cristianos de pervertidos y enemigos eternos. Por contraste, las comunidades musulmanas en Occidente son las primeras en admitir que los países occidentales -Estados Unidos en especial- dan a los musulmanes la mayor libertad y protección, lo cual permite que el islam prospere en Occidente. Mientras, el cristianismo y el judaísmo, ambos originarios de Oriente Próximo, son calumniados merced a la sistemática hostilidad de los gobiernos de Oriente Próximo y sus aparatos religiosos”.

La moraleja, concluye al-Ahmed, es sencilla: “Si los musulmanes quieren que otras religiones respeten sus creencias y su libro sagrado, tendrán que predicar con el ejemplo”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares