EE.UU. publica una lista negra de países que violan la libertad religiosa

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 6s.

El 8 de noviembre, el Departamento de Estado norteamericano presentó su informe anual sobre la libertad religiosa en el mundo. Según la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, ocho Estados violan gravemente las libertades religiosas: China, Irán, Myanmar (Birmania), Corea del Norte, Vietnam, Eritrea, Sudán y Arabia Saudita.

Los ocho países citados por Rice no son, sin embargo, los mismos a los que el informe (www.state.gov/g/drl/rls/irf/) acusa de las más graves violaciones de la libertad religiosa. En efecto, los países que, según el informe, realizan “acciones totalitarias o autoritarias para controlar la fe o la práctica religiosa” son Birmania, China, Cuba y Corea del Norte.

En un segundo nivel, el informe critica a los Estados que muestran “hostilidad hacia religiones minoritarias o no aprobadas”: son Eritrea, Irán, Laos, Arabia Saudita, Sudán, Uzbekistán y Vietnam. En 2004 todavía estaban en este grupo Pakistán y Turkmenistán.

En un tercer nivel, de menor gravedad, aparecen los Estados “indiferentes ante la discriminación social o el abuso contra grupos religiosos”: Bangladesh, Egipto, la India y Sri Lanka. En 2004 se incluía en este grupo además a Georgia, Guatemala, Indonesia y Nigeria.

El cuarto nivel es el de los países con “legislación discriminatoria o políticas que perjudican a algunas religiones”: Azerbaiyán, Bielorrusia, Borneo, Indonesia, Israel, Malasia, Pakistán, Rusia y Turquía. En 2004, este grupo incluía además a Moldavia.

El informe constata avances en el respeto a la libertad religiosa en Georgia, la India, Turkmenistán, los Emiratos Árabes Unidos y Vietnam, pero, al igual que en sus ediciones anteriores, incluye un quinto grupo de países a los que critica por “denunciar a ciertas religiones al identificarlas como sectas peligrosas”. Este grupo lo componen dos países occidentales: Bélgica y Alemania. Francia -que fue particularmente criticada en el informe de 2004 por la “ley del velo”- desaparece de esta lista.

El elemento más frecuente para criticar a estos países es la consideración de la Cienciología como una secta. Para el caso alemán, se critica que desde 1995 se considere “secta” a la Iglesia Unificada de Sun Myung Moon y que en Berlín los Testigos de Jehová no hayan sido aceptados como corporación de derecho público. Algo parecido sucede con la Cienciología, con la que, además, el gobierno prohíbe que las empresas firmen contratos de formación para sus empleados.