Dios ha cambiado de domicilios

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 12s.

Odon Vallet, profesor de las Universidades de París-I y París-VII, expone en un artículo publicado en Le Monde (26-X-99) la evolución geográfica y demográfica de las principales religiones mundiales.

Con 1.700 millones de bautizados, el cristianismo sigue siendo la primera religión mundial. La buena implantación del cristianismo en regiones de alta natalidad (África, América Latina) compensa su declive en Europa. (…)

Los cambios en el mapa del cristianismo son espectaculares. En 1939, los tres principales países católicos del mundo eran Francia, Italia y Alemania (que se había anexionado Austria). Hoy son Brasil, México y Filipinas. El segundo país protestante del mundo (el primero es Estados Unidos) es ahora Nigeria, en igualdad con Alemania e Inglaterra. Y la mayoría de los anglicanos son negros (de África, de América o de Oceanía).

(…) El Islam está también convirtiéndose en una religión mundial. Con 1.100 millones de creyentes, la segunda religión del mundo es relativamente estable. En contra de una opinión extendida, sus efectivos no aumentan más rápidamente que los del cristianismo. Pero el Islam es cada vez menos árabe y de Oriente Medio. Más de la mitad de los musulmanes viven al este del Índico (…). Los cuatro países del mundo con más musulmanes son Indonesia, Pakistán, Bangladesh y la India: cuatro naciones que afrontan graves tensiones sociales y étnicas.

El subcontinente indio tiene la particularidad de contar con 400 millones de musulmanes y 800 millones de hindúes. El hinduismo es la tercera religión mundial y una de las pocas que experimentan una gran estabilidad geográfica: el 95% de los hindúes viven en la India.

(…) El budismo conserva la misma concentración geográfica: el 98% de los budistas viven en Asia. Contra lo que habitualmente se cree, el budismo ha retrocedido en términos relativos en el último siglo (…) Como la ortodoxia en Europa, el budismo ha debido sufrir en China e Indochina la persecución del marxismo ateo. (…) El budismo tibetano, muy minoritario (menos del 1% del budismo mundial), está bastante alejado de las dos principales escuelas (la Pequeña y la Gran Canoa), que se reparten por mitad los 350 millones de budistas del planeta.

La persecución nazi redujo terriblemente los efectivos del judaísmo: los 14 millones de judíos (más o menos la misma cifra que hace un siglo) no son apenas más numerosos que los 10 millones de mormones y los 6 millones de testigos de Jehová o que los Bahais. (…) Las “nuevas religiones”, aparecidas desde la revolución industrial del siglo XIX, no cesan de progresar y agrupan hoy 150 millones de fieles.

(…) En el seno del protestantismo, las principales Iglesias, luteranas y calvinistas, son hoy minoritarias respecto a las Iglesias disidentes, salidas del anglicanismo (como los metodistas), de los reformadores radicales (tales como los baptistas) o del baptismo reformado (como el pentecostalismo).

Creado en 1906, el pentecostalismo puede contar (según estimaciones imprecisas) entre 100 y 300 millones de fieles, es decir, casi tantos como todas las otras confesiones protestantes juntas. Ya en la actualidad, las diversas Iglesias disidentes representan entre el 10 y el 15% de los cristianos de América Latina, subcontinente antes cerrado a la Reforma. A menudo fundamentalistas, conservadoras y proselitistas, estas nuevas Iglesias trastocan la sensibilidad protestante, tradicionalmente abierta a la exégesis crítica, al pluralismo doctrinal y a la sociedad laica, y plantean el problema de la representatividad de las instituciones protestantes, ligadas a Iglesias en relativo declive numérico.

(…) Por otra parte, la pertenencia a una religión no implica siempre la fe, ni la práctica: los 14 millones de católicos indios, practicantes en un 80%, van en mayor número a Misa que los 45 millones de católicos franceses, de los cuales nueve de cada diez sólo frecuentan ocasionalmente la iglesia.