Con la democratización mundial, Dios está ganando

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 4m. 27s.

Se suponía que la expansión de las libertades políticas iba a encerrar a la religión en las catacumbas. Sin embargo, su influencia en el ámbito público cada vez se hace más visible, argumentan Timothy Samuel Shah y Monica Duffy Toft en “Foreign Policy”, edición española (agosto/septiembre 2006).

“A mediados de los años 60, el secularismo dominaba la política mundial. La visión compartida por muchas élites intelectuales y políticas era que la modernización acabaría inevitablemente con la vitalidad religiosa”. Pero la verdad es que los grupos religiosos cada día son más influyentes. Y el campo de batalla son ahora las elecciones democráticas, así como la opinión pública global. Los nacionalistas hindúes en India y los evangélicos de Estados Unidos son dos casos paradigmáticos.

En realidad, la tesis de que a mayor libertad, mayor secularización, es una falacia. Se trata, dicen Shah y Toft, de una afirmación que da la espalda a lo que ha ocurrido en las últimas décadas. “Si la población es más rica, está mejor educada y disfruta de una mayor libertad política, podría asumirse que también se habría tornado más laica. Pero no ha sido así. De hecho, el periodo en el que la modernización económica y política fue más intensa, es decir, en los últimos 30 ó 40 años, ha sido testigo de un aumento de la fe en todo el mundo”.

“Considérense las dos fes cristianas, el catolicismo y el protestantismo, y las otras dos mayores religiones, el islam y el hinduismo. Según la Enciclopedia Cristiana Mundial, en 2000 aumentó la proporción de población que se adhirió a estos sistemas religiosos respecto al siglo pasado. A comienzos de 1900, apenas una mayoría de la población mundial -un 50% para ser precisos- eran católicos, protestantes, musulmanes o hindúes. A principios del siglo XXI, casi el 64% pertenecía a estos cuatro grupos religiosos, y la proporción podría estar próxima al 70% en 2025”.

Shah y Toft se atreven a dar un paso más. El crecimiento en libertad política -sostienen- no sólo no ha supuesto un freno para la religiosidad moderna, sino que ha sido un verdadero revulsivo. “El regreso a Dios se debe en no poca medida a la expansión global de la libertad. Gracias a la tercera oleada de democratización que se produjo entre mediados de los 70 y principios de los 90, así como otras más pequeñas de libertad que han tenido lugar desde entonces, en decenas de países se ha dado oportunidad a la gente de dar forma a su vida pública de maneras que eran inconcebibles en los 50 y los 60 (…) A medida que, a finales de los 90, se liberalizó la política en países como India, México, Nigeria, Turquía e Indonesia, la influencia de la religión en la vida política aumentó fuertemente”.

Una religiosidad moderna

Para Shah y Toft, nos encontramos ante una nueva generación de movimientos religiosos: “La religiosidad más dinámica hoy día no es tanto una ‘religión de los tiempos antiguos’ como radical, moderna y conservadora”. Son organizaciones que ponen sus recursos al servicio de la sociedad civil y que aspiran a desempeñar un papel más influyente en la política. Su objetivo es lograr que las creencias y los valores del pueblo no se queden fuera de la esfera pública. El problema es que no todos estos movimientos entienden las relaciones entre religión y política de la misma manera. Por eso, no está de más preguntarse “¿hasta qué punto son compatibles las neo-ortodoxias con la democracia actual?”

Es cierto que existen ejemplos de extremismo religioso. Cabe citar, entre otros, “a los Hermanos Musulmanes en Egipto y Jordania, Hamás en los territorios palestinos, Hezbolá en Líbano y el Nahdlatul Ulama en Indonesia”. Sin embargo, a juicio de Shah y Toft, no se puede concluir que la mayor presencia de la religión en el ámbito público tenga efectos perjudiciales. En realidad, en la mayoría de los casos, el balance ha sido positivo: “La religión ha movilizado a millones de personas para que se opusieran a regímenes autoritarios, para que empezaran transiciones democráticas, para que apoyaran los derechos humanos y para que aliviasen los sufrimientos de los hombres. En el siglo XX, los movimientos religiosos ayudaron a poner fin al gobierno colonial y a acompañar la llegada de la democracia en Latinoamérica, Europa del Este, el África subsahariana y Asia. La Iglesia católica posterior al Concilio Vaticano II desempeñó un papel crucial oponiéndose a los regímenes autoritarios y legitimando las aspiraciones democráticas de las masas”.

Lejos de poner a Dios en cuarentena, parece que el rumbo futuro de las democracias apunta a no separar la religión del tejido social. “Como marco para explicar y predecir el curso de la política global, el secularismo es cada vez menos sólido. Dios está ganando la batalla en la política global. Y la modernización, la democratización y la globalización solamente le han hecho más fuerte”.