China: arrestado el día de su ordenación episcopal

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 52s.

Pekín parece dispuesto a convertir las ordenaciones episcopales en un pulso de poder. El pasado viernes, las autoridades chinas decidieron ordenar obispo a un sacerdote sin la autorización de Roma. El domingo, otro nuevo obispo, consagrado con mandato pontificio, fue arrestado después de renunciar formalmente a la Asociación Patriótica de Católicos Chinos (APCC), instrumento del régimen para controlar la Iglesia.

Después de algunos años de deshielo en que China no nombraba obispos sin la aprobación de la Santa Sede, el gobierno chino volvió en 2006 a elegir a sus candidatos de espaldas a Roma. Desde entonces, se estima que ha nombrado por su cuenta unos seis obispos.

Por eso, por más que se hable de tensiones entre China y la Santa Sede, lo cierto es que son las autoridades de Pekín las que llevan años tratando de controlar y aislar a la Iglesia china de sus relaciones con Roma y con la comunidad católica universal.

El 6 de julio, por decisión de las autoridades chinas, fue ordenado obispo de Harbin el sacerdote Joseph Yue Fusheng, sin contar con autorización de la Santa Sede. Algunos obispos fueron obligados a asistir a la ceremonia; una práctica a la que suele recurrir el gobierno para ganar legitimidad ante los fieles católicos. El nuevo obispo y los obispos consagrantes incurrieron automáticamente en excomunión.

Dos días después, se celebró en Shanghái la ordenación episcopal de Thadeo Ma Daquin, en este caso con el consentimiento de la Santa Sede. Ma pertenecía a la APCC.

Pero esto fue hasta el mismo domingo 8 de julio, día en que decidió romper vínculos con la APCC ante cientos de fieles reunidos en la catedral de San Ignacio de Shanghái. Como era previsible, aquello no gustó nada a las autoridades chinas.

Según informa AsiaNews, esa misma tarde Ma fue arrestado. Al día siguiente fueron a verle a su casa un grupo de fieles, pero no lo encontraron. Lo único que ha podido saber la agencia es que ahora el nuevo obispo se encuentra “en un período de descanso” en el seminario de Sheshan (Shanghái), donde estudió.