Cabalgatas de Reyes en Polonia

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En los años 1958-1961, el gobierno comunista de Wladyslaw Gomulka se propuso laicizar el espacio público: se comenzó a eliminar las cruces de escuelas y hospitales, se prohibieron las clases de religión en los colegios, y se suprimieron algunas de las fiestas cristianas que aún quedaban después del periodo estalinista. En su lugar aparecieron otras, laicas, soviéticas, tales como el aniversario de la revolución de octubre o el cumpleaños de Stalin.

El 6 de enero, por tercer año consecutivo las calles de Varsovia vieron desfilar a los Magos de Oriente en su camino a Belén. Esta vez la cabalgata fue muy especial: después de cincuenta años, la Epifanía ha vuelto a aparecer en el calendario polaco, pues por ley aprobada por el Parlamento, ha vuelto a ser día festivo.

La iniciativa de la cabalgata ya se ha trasladado a otras ciudades del país: Poznan, Wroclaw, Gdansk, Szczecin y Cracovia. En la capital participaron más de mil actores, alumnos de once escuelas y sus padres, y les acompañaron unos quince mil varsovianos. Lo que comenzó por iniciativa de un colegio, Zagle, se ha convertido ya en una tradición cada vez más compartida y querida.

El ambiente siempre es festivo y cristiano, lleno de villancicos cantados por participantes y espectadores frente al portal de Belén, sin el consumismo que puede observarse en otros lugares, quizá en parte porque en Polonia no son los Reyes quienes traen regalos a los niños.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares