Boda de los padres y bautizo de los hijos, en la misma ceremonia

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La Iglesia de Inglaterra comenzará a celebrar ceremonias de “dos por uno”, en las que se aprovecha el matrimonio de una pareja para administrar también el bautismo a los hijos que ésta haya tenido antes de la boda. Según se ha explicado, la iniciativa busca reconciliar a estas parejas con los mandamientos, y ofrece también la posibilidad de que los propios contrayentes sean bautizados durante el mismo acto.

Stephen Platten, obispo de Wakefield y promotor de la idea, reveló haberse movido por el efecto que le causaron las descripciones de Thomas Hardy (1840-1928), un autor célebre por sus novelas impregnadas de pesimismo materialista, sobre la dura situación de las madres solteras.

La inquietud por el tema surgió tras una serie de investigaciones encargadas por los arzobispos de Canterbury y de York, de las que se concluyó que era cada vez mayor el número de parejas con hijos que acudían a la iglesia para casarse. Las últimas estadísticas sobre nacimientos y matrimonios mostraron que cerca del 44% de los niños ingleses han nacido de madres solteras. El propósito, por tanto, es el de incentivar a las parejas en convivencia para que formalicen el matrimonio, a la vez que aumentar la presencia de la Iglesia en los hábitos de vida de las personas.

Críticas

No han faltado, sin embargo, los que no encuentran buena esta decisión de la Iglesia anglicana. Se ha dicho que con ella se aprueba el nacimiento de hijos fuera del matrimonio. Por su parte el obispo de Fulham, reverendo John Broadhurst, opina que se trata de una trivialización del papel de la Iglesia. En una entrevista para The Times (23-07-2009), ha lamentado irónicamente que “no hayan metido también el funeral de la abuela”. “¿A qué se juega? -pregunta molesto el prelado-. Parece mera cuestión de moda, y traduce una completa pérdida de la conciencia sobre lo que se hace en las parroquias. No entiendo de qué se trata todo esto”. Por lo pronto, la nueva liturgia ha sido despachada ya a las diversas diócesis y parroquias para su aplicación.

Para Stephen Parkinson, representante del grupo anglo-católico Forward in Faith, “el lugar adecuado para un bautizo no es en el transcurso de una boda, sino en el oficio del culto dominical, de modo que la comunidad pueda dar la bienvenida al nuevo cristiano. Es una lástima que lo que debía haber sido el día de la novia vayan a llevárselo ahora los gritos de los niños”.

No obstante, el obispo de Winchester, reverendo Michael Scott-Joynt, vocero de la Iglesia de Inglaterra para temas relacionados con el matrimonio, ha declarado que cree que muchos sacerdotes han oficiado ya ceremonias como éstas, y que las nuevas directrices servirán para ayudar al clero que de otra forma no se tendría por competente cuando se le solicite hacerlo.

Según el obispo de Wakefield, que preside además la comisión litúrgica, “esto no significa que la Iglesia esté cambiando su doctrina. Es, más bien, una forma de reforzar su compromiso con el matrimonio. La Iglesia siempre ha tratado de ir al encuentro de las personas allá donde se encuentren. Pero también de enseñar algo de lo que cree que es la fe cristiana”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares