Ayuda a la Iglesia Necesitada cumple 50 años

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 46s.

El 17 de enero, la institución católica Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) celebró su 50 aniversario con una misa del fundador, el sacerdote Werenfried van Straaten, en la basílica de San Pedro en Roma. AIN distribuye las donaciones de más de 600.000 católicos de 15 países desarrollados entre unas 115 naciones donde la Iglesia tiene menos recursos.

En palabras de Van Straaten, la tarea de esta obra es “ayudar a la Iglesia en todos aquellos lugares en los que sufre persecución, amenazas, destrucción o donde es socavada y, por tanto, donde se encuentra en peligro”. Desde 1989 AIN apoya especialmente el resurgir de la Iglesia en países del Este de Europa. Así, en 1995 repartió 28,5 millones de dólares -de un total de 65,6 millones- en países de Europa oriental, sobre todo en Polonia, Rusia, Hungría, Eslovaquia, Rumania, República Checa, Croacia, Bielorrusia, Lituania y Albania. En claro gesto ecuménico, AIN ayuda también a la Iglesia ruso-ortodoxa, la mayoría de cuyos sacerdotes viven en situación precaria. A la Iglesia ortodoxa en Rusia dio 1,4 millones de dólares en 1995.

Cada año, AIN recibe unas 9.000 peticiones de ayuda y atiende entre 7.000 y 8.000 proyectos pastorales. En los últimos 50 años ha distribuido fondos por valor de más de 3.000 millones de dólares. El dinero se gasta principalmente en construcciones, subsistencia, ayuda pastoral, estipendios de misa, libros, vehículos y transporte, medios de comunicación, y ayudas caritativas. En 1995, AIN destinó más de 600.000 dólares a Ruanda para ayudar a los refugiados. Sus colaboradores más directos son, en este caso, los sacerdotes, religiosas y religiosos misioneros.

Una parte significativa de las ayudas que distribuye AIN revierte en los propios países desarrollados, pues de su generosidad depende que se siga ayudando a la Iglesia en países del Tercer Mundo y de Europa del Este. En 1995, AIN destinó 9,3 millones de dólares a países de Europa occidental, Estados Unidos y Australia para la formación de sacerdotes y laicos, la realización de iniciativas pro-vida, y la impresión y difusión de libros religiosos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares